Sábado, 23 Julio 2016 00:00

El "Valor de un whatsapp" y otras historias de misericordia

Escrito por
Valorar este artículo
(0 votos)

Terminando el curso, y dado que estamos en el Año de la Misericordia, dediqué varias sesiones para hablar a mis alumnos sobre este particular. Así pues, en el blog didáctico que tengo para mis alumnos creé una entrada con las obras de misericordia. Escribí una definición y una breve historia de estas, busqué unos dibujos infantiles que las explicaran e incluso colgué un vídeo muy simpático del Papa Francisco en dibujos animados hablando del Año de la Misericordia. En clase hablamos del tema, y repartí unas fotocopias con los mismos dibujos del blog pero para colorear. 

Dar de comer al hambriento o de beber al sediento lo comprendían a la perfección e incluso estaba a su alcance, y muchos de ellos manifestaron como al salir del super del barrio daban comida al pobre de la puerta o participaban en alguna operación kilo. Vestir a la desnudo, todavía les parecía factible porque sus madres daban ropa o juguetes que “no les valen” a Cáritas u otra ONG. Visitar a los enfermos es más complicado, pero visitar a los presos, enterrar a los muertos o  alojar al peregrino es harina de otro costal. Las obras de misericordia no tenían que ver nada con ellos. 

Entre otras les conté estas tres historias, todas ellas reales. En las dos primeras he cambiado el nombre de los protagonistas para respetar su intimidad. 

“EL VALOR DE UN WHATSAPP”

Saray tiene una de las denominadas enfermedades raras. Lleva ya muchos meses ingresada en el hospital saliendo algún fin de semana a su casa, otras veces con medidas de aislamiento. Sufrir una enfermedad así es muy duro y más si tienes hijos pequeños. El ánimo decae, llega la desesperación y aparece la duda. 

Cuando la noticia de la enfermedad de Saray se conoció en el colegio de sus hijos, una madre de  la clase de su hijo, propuso en el whatsapp del grupo de madres hacer una novena a la Santísima Virgen por ella y así se hizo. Así, desde entonces, muchos compañeros y familias del colegio rezan por Saray. Pero esta madre no se conformó y aunque no tenía mucha relación con Saray empezó a mandarle mensajes por whatsapp. Al principio preguntando por su estado y enviándole ánimos. Luego algún “meme” gracioso y algún chiste. Algún pensamiento profundo, alguna imagen religiosa, oraciones… A su vez ella empezó a recibir los retos de las  Dominicas de Lerma y se los reenviaba a Saray.

Las nuevas tecnologías no pueden sustituir una visita al hospital, un beso y un abrazo por eso esta madre del colegio ha ido a visitar a Saray. Pero es cierto que los whatsapp han hecho que Saray no se sienta tan sola, que los “memes” y chistes tengan para ella valor y que esas imágenes, reflexiones y oraciones le den esperanzas y la mantengan en la fe.

Visitar a los enfermos se puede hacer de muchas maneras, ¿verdad? Y está al alcance de todos.

“ÓSCAR Y SU AMIGO Al”

Óscar y Al son compañeros de clase y amigos. Hace un par de años falleció el padre de Óscar, de repente, un infarto fulminante. Para Óscar fue muy duro, pues fue testigo de aquel duro trance.

Incorporarse al colegio fue un momento especialmente difícil para Óscar. Los profesores del colegio y sus compañeros le arroparon en el funeral que hicieron por el eterno descanso de su padre, pero en el día a día, los adolescentes siguieron con sus cosas, con sus vidas.  Al se había dado cuenta de lo mal que lo estaba pasando Óscar. Así, le invitó varios fines de semana a su casa a ver alguna película, a jugar a videojuegos, a merendar… Una mañana, en el recreo, Al observó a Óscar especialmente triste. Se acercó, le cogió por el hombro y le llevó al oratorio del colegio y estuvo rezando con él el Santo Rosario. Pasaban los días y Al y Óscar pasaban mucho tiempo juntos. Óscar podía hablar, desahogarse, compartir su dolor… Al escuchaba, consolaba y rezaba por su amigo, por su padre fallecido y su madre.

Enterrar a los muertos a lo mejor no tiene la función del pasado, pues hoy hay servicios funerarios que se ocupan y está regulado por las leyes. Pero rezar por los difuntos y familiares, escuchar misas por ellos, acompañar al que sufre la pérdida de un ser querido, es el sentido actual de esta obra de misericordia.

Por cierto Óscar y Al van juntos a la JMJ. La madre de Óscar, agradecida, ha invitado a Al.    

“AMIGO, ¿ME DA UN CIGARRILLO?”

El invierno del año 1985 fue muy frío aquí en Madrid. Cada mañana, mi abuelo Pepe salía a comprar el periódico con su traje, su abrigo, sus guantes y bastón. Aquella mañana de enero caía aguanieve y cambió su elegante abrigo azul, por su nueva gabardina que había comprado en las rebajas apenas varios días antes. Llegó al quiosco de prensa y conversó brevemente con el vendedor sobre el frío que hacía. Con celeridad regresaba a casa con el ABC debajo del brazo cuando se le acercó otro anciano que le dijo:

- Amigo, ¿me da un cigarrillo?

- Lo siento no fumo desde hace años – respondió mi abuelo – Y usted no debería… a nuestras edades hay que cuidarse.

- No es tanto por fumar, como para calentarme las manos y sentir un poco de calor por dentro- respondió el anciano- ¡Hace tanto frío!

Mi abuelo se fijó que aquel anciano no llevaba abrigo, ni guantes. Se arrebujaba en una americana raída con el cuello subido y las solapas cruzadas.

- ¿No tiene usted un abrigo? – preguntó mi abuelo.

- No. La pensión no da para más…

No pudo terminar la frase. Mi abuelo se quitó la gabardina y se la puso al anciano.

- No se preocupe tengo otra en casa. ¡Cuídese amigo! – se despidió mi abuelo.

Supongo la bronca que recibió de mi abuela, que llamó a mi madre y le dijo:

- Hija nos vamos a comprar una gabardina para tu padre. Otra vez ha hecho de las suyas… 

La misericordia no es sentir pena o lástima. Es fijarse en el sufrimiento de los demás y hacerlo tuyo y así actuar en consecuencia. Es actuar como Cristo, que hizo de nuestros sufrimientos los suyos, que no dio lo que le sobraba, sino que ofreció su vida por todos nosotros.

Modificado por última vez el Jueves, 21 Julio 2016 18:25
Alberto Cañas

Mi blog "Desde mi clase de reli" 

Diplomado en profesorado de EGB, en la especialidad de educación especial/pedagogía terapéutica. Profesor de religión y moral católica. Casado y padre de 4 hijos.

Alberto Cañas es autor, editor y responsable del Blog Desde mi clase de reli, alojado en el espacio web de www.infofamilialibre.com 

 

https://www.infofamilialibre.com/index.php/alberto-canas