Viernes, 05 Febrero 2021 00:00

¡Docentes maltratados!

Escrito por
Valorar este artículo
(14 votos)

¡Oh envidia, raíz de infinitos males y carcoma de las virtudes! (Miguel de Cervantes).

El sábado de la gran tormenta de nieve, Filomena la han llamado, tuve que bajar a la farmacia de la esquina, que abrió un par de horas, para adquirir un medicamento que había encargado y del que no se puede prescindir. A la salida de la “urba”, un grupo de padres, (ya hay que tener ganas con lo que estaba cayendo), charlaba a voces mientras sus hijos jugaban con la nieve.

Cuando regresaba, despacio y con cierto agotamiento, pues la nieve me llegaba a los muslos, escuché cómo una de las mamás informaba al grupo de la suspensión de las clases dos días (posteriormente, se amplió a toda la semana), a lo que otro papá, ataviado con ropa de esquiar y una cámara en su gorro de lana, respondía airadamente (perdón por los tacos): “Joder, y yo tendré que ir a trabajar, pero el de los maestros es un grupo de mierda que aprovechan cualquier ocasión para no trabajar, panda de vagos, después de veinte días de vacaciones…”. Los niños, aún en sus juegos, escucharon, como yo, estas y otras lindezas que salieron de la boca de este educadísimo orador. Paré resoplando, les miré apenas unos segundos y seguí costosamente. No merecía la pena contestar. Pensé: “si la envidia fuese tiña, todos tiñosos”. 

Supongo que el ínclito vecino, al que apenas conozco de vista, tampoco iría al trabajo al lunes siguiente, pues ni siquiera se podía salir de la finca, los coches no podían transitar y prácticamente no funcionaba el transporte público. Madrid estaba paralizado.

Al principio pensé en la envidia, ese desagradable sentimiento que surge cuando notamos que otra persona posee una cualidad, un bien o un trato inmerecidamente bueno que quisiésemos para nosotros. Es una sensación plenamente humana y, sin embargo, nos genera malestar y desconfianza hacia los demás. Luego sentí una gran tristeza al pensar en cómo estaba educando a sus hijos. ¿Qué respeto pueden tener esos niños hacia los maestros si sus padres hablan así de ellos? Estas actitudes y otras semejantes son las raíces de muchos de los problemas que los docentes tenemos en las aulas.

A finales de noviembre, el sindicato de enseñanza ANPE presentaba el último informe del servicio “El Defensor del Profesor” del citado sindicato, correspondiente al curso 2019/2020. Este es un servicio de atención inmediata y gratuita para docentes víctimas de situaciones de conflictividad y violencia en las aulas. Se puso en marcha en el año 2005 y, desde entonces, ha atendido a 38.485 profesores de todas las etapas educativas, desde Infantil a Bachillerato, además de otras enseñanzas, una exigua cantidad en relación con los casos reales. 

En la rueda de prensa en la que se presentó este informe, Laura Sequera, Coordinadora Estatal del Defensor del Profesor, y una buena amiga personal, daba los siguientes datos:

    1. De las 1594 actuaciones realizadas por El Defensor del Profesor en el curso 2019/2020, el 5% corresponde a Educación Infantil, el 40% corresponde a profesorado de Primaria, el 44% a Educación Secundaria, el 7% a Formación profesional y el 4% restante se reparte en otras enseñanzas.

    2. En cuanto a los alumnos, hay que destacar un leve incremento en las amenazas de alumnos a profesores, que aumenta del 10% al 12% y también se produce un aumento en el ciberacoso pasando de un 10% a un 11% en el curso actual. En cuanto al indicador de problemas para dar la clase, sigue con 21 % en el curso 2019/2020, y respecto a la problemática de acoso del alumnado al profesor, también se produce una estabilización con un 11%.

   3. Por lo que se refiere a los padres, se mantienen estables la mayoría de las variables recogidas y algunas sufren un ligero ascenso. Sí se observa un pequeño incremento en faltas de respeto a profesores que pasan del 25 % a un 27 % en el curso 2019/2020. Hay que destacar el dato en el curso 2019/20, en el apartado del ciberacoso de padres, donde se ha producido un destacable incremento pasando de un 2% en el curso 2018/2019 a un 5% en el curso 2019/2020. Este incremento se ha producido como consecuencia del aumento de la comunicación con los padres a través de las nuevas tecnologías, sobre todo en el último cuatrimestre como consecuencia del confinamiento.

    4. El 73 % de los casos atendidos presentaban unos niveles de ansiedad impropios de la tarea a realizar, un 11% mostraban síntomas depresivos y un 11 % estaban de baja laboral, obteniendo un 5% en otros.

Las consecuencias, como informaba Laura Sequera, son que se reduce significativamente el rendimiento profesional y disminuye, por tanto, la calidad de la educación. Así, las bajas laborales generan un coste para la administración y una modificación de la propuesta pedagógica para los alumnos. “El daño lo producen unos pocos y, sin embargo, las consecuencias se extienden hacia toda la comunidad educativa y, en especial, al alumnado con el que interactúa el profesor agredido”.

Como dice aquel meme que corre por las redes sociales: Todos quieren y exigen (añado) una educación de calidad para sus hijos, pero nadie dice: “voy a educar bien a mi hijo en casa” .

filomena

Modificado por última vez el Miércoles, 17 Febrero 2021 13:41
Alberto Cañas

Mi blog "Desde mi clase de reli" 

Diplomado en profesorado de EGB, en la especialidad de educación especial/pedagogía terapéutica. Profesor de religión y moral católica. Casado y padre de 4 hijos.

Alberto Cañas es autor, editor y responsable del Blog Desde mi clase de reli, alojado en el espacio web de www.infofamilialibre.com 

 

https://www.infofamilialibre.com/index.php/alberto-canas
Más en esta categoría: « Educación especial Catequesis 1974 »