Jueves, 16 Diciembre 2021 19:16

Religión vs valores

Escrito por
Valorar este artículo
(11 votos)

Viene siendo todo un clásico enfrentar la asignatura de Religión y moral Católica a su asignatura “espejo” ahora llamada Valores, antes Alternativa, antaño Ética.

Para los que no tengan relación con el mundillo escolar, he de aclarar que la asignatura de Religión y Moral Católica, en la Escuela Pública, es de oferta obligatoria para los centros y de carácter voluntario para los alumnos, siendo los padres los que eligen para sus hijos esta opción. Los alumnos que no cursan Religión tienen otra asignatura “espejo” denominada Valores Sociales y Cívicos (al menos de momento, pues con la LOMLOE la situación cambia).

Esta denominación no es en absoluto inocente, ni casual. Es un claro ejemplo de manipulación del lenguaje. Aquella asignatura adoctrinadora denominada Educación para la Ciudadanía fue un auténtico fracaso, aunque fuera impuesta a todo el alumnado, y una de las claves fue el nombre. Sin embargo, al denominar Valores a la alternativa a la Religión, muchos padres caen en la trampa y dudan a la hora de elegir entre las dos opciones; algunos equipos directivos argumentan a favor de valores en contra de una religión caduca o piadosa cuando los padres o tutores piden consejo; otros introducen asignaturas de libre configuración pero obligatorias para todo el alumnado como, por ejemplo, “Convivencia” o “Convivencia: respeto y tolerancia”, con la excusa de que a los alumnos de Religión se les enseñe también valores.
Así es el nuevo mantra contra la asignatura de Religión y el pretexto para imponer asignaturas como  Educación en Valores Cívicos y Éticos de la LOMLOE para todo el alumnado.

“Pero ¿acaso no se dan valores en la asignatura de Religión? ¿De dónde se creen que salen los valores éticos y morales?” fue la contestación de una valiente profesora de Religión, cuando en un claustro, la jefa de estudios argumentaba a favor de la tal asignatura de “Convivencia”. La susodicha jefa de estudios y todos los que argumentan de esta manera están invitados a mis clases de Religión para que aprendan (enseñar al que no sabe es una obra de caridad) lo que son los valores, la cantidad de valores que trabajamos en Religión y de dónde vienen los valores que hasta ahora rigen en nuestra sociedad.

Mis alumnos de 5º y 6º conocen que hay una serie de bienes que son esenciales para el hombre: la familia, la vida, la sexualidad, la verdad… y en todas las épocas, lugares y civilizaciones matar, robar, mentir… está prohibido, porque es malo para el hombre, al igual que cuidar a un enfermo, proteger a la familia o ser sincero y honrado es lo que se debe hacer, porque es bueno para el hombre. Es lo que llamamos “ley natural”. Las leyes propias del ser humano son las leyes morales. No son leyes impuestas desde fuera al hombre: responden a lo que el hombre es, a lo que es bueno para él. El juicio de la conciencia sobre los actos humanos nos da a conocer la ley propia de las personas: una ley que no creamos nosotros, sino que encontramos siempre en nuestro corazón. En definitiva, es la voz de Dios que nos enseña el camino para ser felices.

La moral, es decir, la ley, los Mandamientos, las Bienaventuranzas, no es un conjunto de leyes para ser cumplidas, sino el camino que nos enseña el Señor para alcanzar la verdadera felicidad. Y de ahí surgen los valores y las virtudes.

El estudio, análisis y conocimiento de los Mandamientos y de las Bienaventuranzas, que se realiza en nuestras clases, va más allá en la formación integral de la persona. Supera con creces el típico listado de valores que se venden bien: amistad, compartir, perdonar, la no violencia, respetar… y todo lo que se quiera añadir.

Tal vez, en realidad, ya no se trata de enfrentar “Religión” con “Valores” como asignaturas, sino los valores cristianos con los nuevos que nos quieren imponer, muchos contrarios a la ley natural y a la moral tradicional: ecologismo, feminismo, valores LGTBIQ+, valores anti-familia y de la cultura de la muerte (aborto, eutanasia…).  O quizás suprimir la Religión y sustituirla por un sucedáneo que están elaborando mediante un concienzudo trabajo de ingeniería social. Una religión donde dios es el hombre.

Al margen de estas elucubraciones,  pienso que los chicos están saturados de valores buenistas y muy necesitados de DIOS. El hombre, el mundo necesita a DIOS por encima de cualquier otra cosa. Es la triste realidad: avanzamos hacia una sociedad sin DIOS, y sin DIOS, vamos al desastre absoluto.

MARANA- THA  ¡VEN, SEÑOR!

Modificado por última vez el Jueves, 16 Diciembre 2021 19:39
Alberto Cañas

Mi blog "Desde mi clase de reli" 

Diplomado en profesorado de EGB, en la especialidad de educación especial/pedagogía terapéutica. Profesor de religión y moral católica. Casado y padre de 4 hijos.

Alberto Cañas es autor, editor y responsable del Blog Desde mi clase de reli, alojado en el espacio web de www.infofamilialibre.com 

 

https://www.infofamilialibre.com/index.php/alberto-canas
Más en esta categoría: « Noticias... Neocatólico »