Martes, 29 Diciembre 2020 00:00

Inteligencia y fe

Escrito por

Después de 18 años dando clase en institutos públicos de secundaria, ¡por fin unos alumnos de religión se atrevieron a contradecir al profesor de otra materia que manifestaba SU INCREENCIA, como criterio de verdad!

Todos los años soporto los comentarios despectivos que numerosos docentes (sin venir a cuento) manifiestan en sus clases con respecto ya sea a Dios, a la materia de religión e, incluso, a los alumnos que la cursan.

Les tachan de “supersticiosos, incultos e infantiles” sin que ellos puedan o se atrevan a defenderse ante una autoridad que utiliza su poder ante ellos para imponer sus creencias, a pesar de la ignorancia que manifiestan al esgrimir argumentos “manidos” procedentes de una estancada formación religiosa que se congeló en la catequesis infantil de Primera Comunión.

Escucho comentarios de mis compañeros “intelectuales” menospreciando la fe sin la menor pretensión de ocultar un desprecio a quienes la profesan, con carencia absoluta de una mínima sensibilidad y respeto hacia las personas con las que conviven y comparten espacios, a las cuales están “sibilinamente descartando”.

Todo ello, disfrazado de un soberbio egocentrismo que les lleva a mirarse a sí mismos como personas “elevadas” cuyo conocimiento “superior” les invita a mirar de soslayo a todo aquel que no ruede con su rueda. Siempre fue así desde el inicio de los tiempos. El pecado original llevó al hombre a la huida de sí mismo y a la negación de su finitud frente a la Omnisciencia de Dios. Nuestra sociedad ha llegado a asimilar la omnipotencia del hombre como una verdad tan necia como absurda.

LA REALIDAD SE IMPONE, pero los ciegos siguen sin querer ni poder ver.

NO CONTROLAMOS NADA en absoluto y seguimos empecinados en forzarnos a creer que todo depende de nosotros. Es comprensible, la fragilidad humana es difícil de aceptar y la inseguridad que esto nos produce no es fácil de digerir cuando la autosuficiencia se convierte en el escudo protector de la realidad que nos disgusta.

LA BÚSQUEDA DE LA VERDAD es síntoma de mentes despiertas y de almas inquietas, pero resulta insoportable sin referencia a la Trascendencia.

"La Verdad os hará libres", pero la Verdad es el mismo Jesucristo y necesitamos la valentía y la fortaleza de su Gracia para, no sólo iniciar su búsqueda, sino para aceptarla.

Somos unos privilegiados al haberla recibido y la humillación y ultrajes que nos dispendían hemos de recibirlos como un pago por la luz recibida. Y no siempre es así. Nuestro ego también lucha por marcar territorio olvidando que los vilipendios sufridos son signos de la asimilación al MISTERIO DE REDENCIÓN de nuestro Señor Jesucristo.

En realidad, tanto unos como otros, nos enriquecemos de una mutua purificación. Hemos de transformar nuestra mirada y buscar en los otros un remedio para nuestro egocentrismo, para salir de nosotros mismos y valorarlos como las personas que Dios mismo nos puso en el camino para nuestra santificación. Se hace imprescindible una transformación profunda en nuestro modo de pensar, sentir, valorar y actuar. En realidad, se nos presenta como inevitable una constante y perseverante necesidad de CONVERSIÓN.

A pesar de ello, doy gracias a Dios porque unos adolescentes fuesen capaces "de dar la cara por Cristo", de mostrarse valientes y asertivos ante la defensa de una fe que, aunque incipiente, se muestra renovada y testimonial.

La necesidad de Verdad es fruto de la inteligencia, pero la Verdad, aunque importante, sin amor, resulta insoportable. INTELIGENCIA Y FE resultan complementarias y yo diría que hasta indivisibles.

Mi Blog "Padres, adolescentes y esperanzas"

mercedeslucaSoy Merche Lucas Pérez, licenciada en Ciencias Religiosas por la Universidad de Salamanca, poseo un Máster en Teología y soy Doctora en Teología por la Universidad de Murcia. El título de mi tesis es: La misericordia en la diócesis de Cartagena (mujer, matrimonio, familia y parroquia).
Estoy casada y tengo dos hijos, y actualmente soy profesora en un Instituto de Secundaria de Murcia. Soy creyente y católica y es la fe de donde mana mi alegría y esperanza cada día.

https://www.infofamilialibre.com/index.php/blogs/padres-adolescentes-esperanzas
Más en esta categoría: « La acción del Espíritu