El buen Samaritano

Nuestra vida está llena de titulares, pero de pocos ejemplos a los que seguir. Los titulares hacen sencilla la lectura de la prensa, nos permite conocer el contenido de novelas, películas, texto e incluso tesis doctorales, sin necesidad de leerlos y conocer si, esos titulares, hacen un juicio justo al contenido de los resumido o titulado. Pero la vida es algo más que titulares; la vida está repleta de situaciones, detalles o particularidades que hacen que lo vivido sea plausible o reprobable. Unos gestos que, vistos por otros, son clasificados, son etiquetados, y van construyendo el parecer que sobre nosotros tienen los demás.

Estos días, como consecuencia del último atentado yihadista en Borough Market de Londres, un muchacho de treinta y nueve años, Ignacio Echevarría, ha dado al mundo entero un ejemplo de dignidad y heroísmo, una guía a la sinrazón del terror. Una persona valiente y generosa que, sin pensárselo dos veces y ante el ataque que unos desalmados estaban infringiendo a una mujer, se enfrentó con su monopatín, él solo, a tres terroristas. Su acción permitió dar tiempo a que otras personas pudieran salvarse. Una vida a cambio de defender a sus semejantes, a su prójimo, una vida que no necesita titulares, sino un ejemplo a seguir.

Ignacio, no he tenido el placer de conocerte pero tengo claro que Jesús te hubiera puesto como ejemplo del buen samaritano. Un hombre valiente, decidido, que pone a los demás por encima de sí mismo. Un hombre que simplemente actuó movido por la misericordia. Has dado ejemplo al mundo entero de lo que es vivir pensando en el “otro”, en el que está necesitado, en la víctima injusta de un acto atroz. Te has dejado tocar por el dolor y la miseria de los demás. Tu hermano, que bien te conocía, definió claramente quién eras: muy buena persona. ¡Qué magnífica definición!, un resumen de vida que lo dice todo sobre ti. Un ejemplo, un héroe, un sacrificado, etc., titulares que nos han llegado a todos nosotros a través de los medios de comunicación. Pero nadie te ha puesto de ejemplo como el buen samaritano.

Has mostrado al mundo que tienes una familia unida, querida, con mucho amor. Una familia que ha sabido comportarse ante los momentos de dolor, ante los momentos difíciles que son los que nos clasifican, nos etiquetan, los que van construyendo el sentido real de lo que debe ser la familia. Una familia que no ha necesitado titulares; su quehacer diario ha dado su fruto en una persona como tú. Como padre te digo que el mayor orgullo es tener un hijo como tú lo has sido. Un hombre querido por tus sobrinos, religioso, recto, trabajador, amigo de todos los que te rodeaban, jovial, deportista y preparado para afrontar tu trabajo. Un ejemplo que, por desgracia, muchos no quieren mirar porque lo que ven está muy lejos de lo que ellos son.

Ignacio, tu hermana Ana es otra muestra de amor y sensibilidad. Su capacidad de entender, sentir y responder a la excitación del momento, donde la mayoría mostraríamos enfado, nos enseña cómo debe actuar un verdadero cristiano. Sus palabras tranquilas, pero entrañables, nos causó un fuerte sentimiento de asombro cuando dijo: “Algo muy triste y muy duro se está convirtiendo en algo más bonito y muy grandioso”. Descansa en paz, y ahora sigue pidiendo por nosotros.

José Antonio Puig Camps

Mi Blog "Católicos en la sociedad actual"

Doctor Ingeniero Agrónomo (Economía y Sociología)
Sociólogo
Master Universitario en Exclusión Social, Integración y Ciudadanía
Vicepresidente de AGEA Valencia (ONG cultural)
Editor y responsable del Blog: José Antonio Puig Camps

José Antonio Puig es autor, editor y responsable del Blog Católicos en la sociedad actual, alojado en el espacio web de www.infofamilialibre.com

Más en esta categoría: « Mirando hacia adentro La amistad »