¡Vacaciones!

Llegadas estas fechas, todo el mundo habla de las bien merecidas vacaciones. Necesitamos descansar, hacer un alto en nuestras labores, en nuestros trabajos, los niños en sus estudios… Y como ahora todo es tema de debate en radios y televisiones, se discute si las vacaciones son un derecho o no, si es obligatorio cogerlas o no, o si es mejor trabajador el que renuncia a ellas o el que las aprovecha para “cargar las pilas” y continuar en unos días.

 Hace 2000 años no creo que tuvieran ese problema. Me refiero al de las vacaciones, concepto todavía, o no conocido, o bien sólo adoptado por las clases más pudientes o dirigentes, cuyas “vacaciones” consistían en cambiar la corte a la costa o a un lugar más fresco o donde pudieran ejercer la caza y otras distracciones. Pero si existía el cansancio y el agobio, las preocupaciones y la lucha por subsistir, lo que llamamos trabajo.

En estos días en la Liturgia de la Palabra, hemos oído hablar del tema. El propio Jesús se retira a un lugar solitario para descansar, otra vez invita a sus amigos a hacer lo mismo. Y cuando habla a las gentes del cansancio y del agobio, la palabra stress no se había inventado, no les dice que se vayan a la playa, a la montaña, ni que contratasen cruceros o lujosos hoteles con spa incluido. No. Nuestro Señor nos dice: “Venid a Mí todos los que estáis cansados y agobiados y Yo os aliviaré”.

Pero en lugar de poner nuestro cansancio, nuestras preocupaciones, nuestros agobios en manos del Señor y descansar en Él, hacemos lo contrario, y con más tiempo libre, menos tiempo le dedicamos, incluso por estar dos horas más en la playa nos saltamos la misa dominical.

Por esto mismo les propongo algunos consejos para este verano:

-     - Intenten ir a Misa no sólo los domingos, sino los días de diario, no como una obligación, sino como la oportunidad de visitar al Mejor Amigo con el que poder conversar, con el que te sientes acompañado, comprendido, amado…

-      - Recen el Santo Rosario en familia. La Santísima Virgen de Fátima nos lo pidió por la paz del mundo. A los niños les encanta. Si tienen una imagen de la Santísima Virgen la pueden poner en un lugar preeminente y encender dos velas a ambos lados en honor a nuestra Señora y para que los niños capten la importancia de lo que van a hacer. Hagan que participe toda la familia: que todos tengan su rosario y lleven las cuentas, uno puede llevar el Rosario, otro puede leer las lecturas de los misterios, otro hacer las oraciones iniciales, otro rezar las letanías, que cada uno presente sus intenciones… Si hay niños pequeños, en lugar de rezar 10 Ave María, recen 3, así es un poco más corto y no se cansarán. ¡Se sorprenderán cuando sean los más pequeños los que les pidan rezar el Rosario!

-        - Aprovechen algún rato para visitar a una persona enferma o anciana, ayudar a un necesitado…

-       - Lean algún libro y dejen el móvil, los whatsapp, facebook. Les recomiendo para este verano “VAN THUAN: LIBRE ENTRE REJAS” de Teresa Gutiérrez de Cabiedes. (Ed. Ciudad Nueva, Madrid 2016). Una novela basada en hechos reales: la experiencia que vivió el Obispo F. X. Nguyen Van Thuan preso en las cárceles comunistas en Vietnam. Un libro impresionante e imprescindible.

-       - Y por último una película “IGNACIO DE LOYOLA” (2016), actualmente en  pantalla, dirigida por Paolo DyCathy Azanzay producida por Jesuit Communications Foundation. Narra la vida de San Ignacio desde que es un joven capitán y se ve obligado a renunciar a su carrera militar tras resultar herido en una batalla. Lo que se presentaba entonces como una desgracia, le proporcionó la lectura durante su convalecencia de libros religiosos y la profundización en la fe católica y en la imitación de los santos. Entonces su vida cambia por completo.

Por mi parte solo me queda por decirles que la Eucaristía diaria engancha, que mis hijos no perdonan el Santo Rosario diario, que todo el que ha leído el libro le ha cambiado algo en su interior y que la película nos encantó.

 

Feliz y santo verano.

Alberto Cañas

Mi blog "Desde mi clase de reli" 

Diplomado en profesorado de EGB, en la especialidad de educación especial/pedagogía terapéutica. Profesor de religión y moral católica. Casado y padre de 4 hijos.

Alberto Cañas es autor, editor y responsable del Blog Desde mi clase de reli, alojado en el espacio web de www.infofamilialibre.com 

Más en esta categoría: « De Amicitia Empieza un nuevo curso »