El sexo según la razón

En el 2012 se publicó un artículo llamado The Atlantic (El Atlántico) y describe las prácticas sexuales de la gente Aka y Ngandu, quienes viven en las selvas tropicales del centro del África. Los investigadores Barry y Bonnie Hewlett, antropólogos de la Universidad de Washington State, descubrieron que los hombres y mujeres casados de Aka y Ngandu solían tener relaciones sexuales en múltiples ocasiones en una sola noche. También descubrieron que las prácticas y hasta los conceptos de la homosexualidad y la masturbación eran desconocidos por estos grupos.

Considerando las opciones para las parejas infértiles

Cuando las parejas católicas tienen dificultad para tener un embarazo, suelen buscar ayuda médica y comienzan a buscar las opciones disponibles. Una cantidad de consideraciones y preguntas morales surgen de este proceso: ¿por qué es que la técnica de fecundación in vitro se considera inmoral? ¿Qué estrategias estarán permitidas por la Iglesia? Espiritual y personalmente, ¿qué significa nuestra infertilidad, al encararnos con nuestro ferviente pero frustrado deseo de tener un bebé?

¿Disolución química de los cadáveres como alternativa a la cremación o al entierro?

La hidrólisis alcalina es un nuevo método, desarrollado en Reino Unido, que pretende consolidarse como una alternativa “ecológica” al entierro y a la cremación. El proceso se inicia mediante la introducción del cuerpo de la persona fallecida en una cápsula, durante varias horas, siendo sometido a una solución compuesta por agua y químicos, a temperaturas que llegan a alcanzar los 150ºC.

La vida humana individual comienza desde la fecundación

Se puede afirmar que desde la fecundación comienza una vida humana individual si tenemos en cuenta las tres propiedades principales que caracterizan el completo proceso epigenético que, según C.H. Waddington -introductor del término epigénesis- podría ser descrito como «la emergencia continua de una forma de estadios precedentes».

Regulación de los nacimientos: los caminos para la paternidad responsable

La intencionalidad contraria al amor conyugal -en alguna de sus dos dimensiones inseparables, de unión esponsal o de fecundidad procreativa- en un acto en la esfera de la sexualidad que hace que sea contrario a la verdad de la comunión conyugal, que es la única realización de la sexualidad humana adecuada al ser de la persona. “El acto conyugal no sólo «significa» el amor, sino también la potencial fecundidad (...); uno y otro pertenecen, a la verdad íntima del acto conyugal” (Cat. 124, nº 6).

Fabricando niños enfermos

Hace unos días, hablando con un amigo médico, salió en la conversación el tema de la multiplicación de «enfermedades raras», que parece una “plaga” de los tiempos en los que vivimos. Él es un prestigioso neonatólogo, con más de treinta años de experiencia a sus espaldas: una voz autorizada para hablar. Con gesto de preocupación señaló que, en su hospital, el equipo médico de oncología infantil se había triplicado en los últimos veinte años ante la proliferación de cánceres infantiles, de manera especial la leucemia, de la que dijo que “diagnosticaban un caso cada mes, y por temporadas, cada semana”. El diálogo prometía ser interesante, pero tuvimos que interrumpirlo aunque, debo reconocerlo, me quedé con ganas de hacer algunas preguntas. 

Suscribirse a este RSS