Celebración "casera" de la Navidad

En Navidad celebramos que Dios se ha hecho hombre para salvarnos del pecado. Jesucristo, Segunda Persona de la Santísima Trinidad, se hace niño en el seno virgen de su Madre, María. Es un acontecimiento que parte la historia en dos: Antes de Cristo y después de Cristo. Antes, bajo la señoría del pecado. Después, bajo la señoría de nuestro Redentor. Es un día de celebrar y de cantar, es un día de dar gracias y de festejar. Es el cumpleaños de nuestro Señor Jesucristo pero, ¡qué pocos le felicitan! ¡En cuánto hogares se celebra la fiesta, pero se desprecia al nació en este día para salvaros! ¡En cuántos hogares se gasta y se despilfarra, pero se olvida la verdadera causa de nuestra alegría!

Corona de Adviento: para llegar a Belén

Explica el Catecismo de la Iglesia Católica que “La venida del Hijo de Dios a la tierra es un acontecimiento tan inmenso que Dios quiso prepararlo durante siglos” (nº 522). Ciertamente, era necesario que la humanidad recorriera ese largo camino, hasta conseguir llegar al pobre pesebre de Belén. Allí, donde la Virgen Madre recostó a nuestro Redentor envuelto en pañales, debemos acudir también nosotros para adorarle y reconocerle como nuestro Dios y Señor.

El belén de San Francisco

Sabemos con certeza que San Francisco de Asís viajó a Oriente entre los años 1219 y 1220, donde se reunió con el sultán Melek-el-Kâmel, gobernador de Egipto en aquella época. Y aunque no llegó a visitar los Santos Lugares, es innegable su amor especial por ellos, como localización concreta donde nació, vivió y murió Jesucristo.

Etiquetado como

En tiempo de Adviento… ¡se buscan hombres y mujeres!

A principios del siglo pasado, un explorador inglés escribió un anuncio en un periódico en busca de personal para atravesar por primera vez la Antártida. El anuncio decía lo siguiente:

"Se buscan hombres para viaje peligroso. Salario bajo, frío agudo, largos meses en la más completa oscuridad, peligro constante, y escasas posibilidades de regresar con vida. Honores y reconocimiento en caso de éxito

Etiquetado como

El adviento en Familia

¡Otro año más que se acaba! Comienza de nuevo, una vez más, el Adviento, que trae consigo la Navidad, este tiempo litúrgico tan entrañable.
Pero, fácilmente vivimos el Adviento proyectados hacia la Navidad, desaprovechando  este momento de gracia. Cuantas gracias perdemos a lo largo de nuestra vida por no estar atentos, vigilantes como nos pide precisamente el Adviento.

Etiquetado como
Suscribirse a este RSS