Diego Cazzola

Psicólogo orientador, doctorando en Filosofía antropológica en la UNAV y máster en pastoral familiar por el Inst. Pontificio Juan Pablo II. Padre felizmente casado y con 3 hijos, es catequista y monitor de educación afectivo sexual (Aprendamos a Amar y Teen Star), así como formador de padres y profesores, impartiendo cursos sobre familia, matrimonio, antropología, psicología, afectividad y relaciones personales. Colabora con el COF de Getafe, la organización de los congresos de la Fundación Educatio Servanda, la Asociación de campamentos diocesanos de Llambrión y es fundador de la Metodología de Estudio MdE 360º, así como de la plataforma AyunoXti.

Jueves, 14 Julio 2016 00:00

Educador, ¡atrévete al amor!

Pensamos a veces que el mejor profesor es aquel que sabe mucho y que sabe comunicarse bien. No está de más, desde luego, pero el saber, lejos de ser lo principal, sólo adquiere su significado profundo desde el amor. ¿Tiene sentido hablar de amor en la tarea del profesor? Yo creo que sí. La razón principal es que antes de entender a un profesor como tal, hay que entenderle como un educador. Un educador es alguien capaz de ser ejemplo atrayente de felicidad y sentido.