Viernes, 30 Enero 2015 01:00

No te olvides del refuerzo positivo

Escrito por

Cuando nos enfrentamos a la educación de un niño, muchas veces pensamos que corrigiendo lo que hace mal, es la única forma de enseñarle la conducta correcta. Y se nos olvida la gran valía que tiene el mostrarle aprobación y orgullo cuando tiene un comportamiento o actitud correcta. Esta cosa tan sencilla se nos pasa muchas veces por alto y es tan eficaz o más que un castigo o una regañina.

Esto que es tan sencillo, por sí sólo, es una gran fuente de motivación infantil. Por ejemplo, si un niño es desordenado, cierto es, que habrá que decirle que ordene y que lo haga de esta manera u otra, pero si queremos que mejore en el orden no nos deben bastar las correcciones. El primer paso consistirá en mostrarle nuestra aprobación cuando ordene algo por muy mínimo que sea. Debemos estar pendientes tanto para corregir como para aprobar y alabar algo que ha hecho bien.

Los niños que reciben recompensas por hacer algo bien, desean repetir su comportamiento con la esperanza de volver a recibir la recompensa, y qué mejor recompensa que sonreír cuando han hecho algo bien o dar una distinción por un trabajo bien hecho.

En definitiva, hazle saber que sus acciones positivas te hacen sentir feliz, verás cómo su actitud irá mejorando.

Autor: Mónica Fernández Beitia

Me llamo Mónica y nací en Ondárroa (Vizcaya) hace 35 años, aunque actualmente vivo en Madrid. Estoy casada y tengo una hija de 5 años. Soy Maestra de Infantil y Primaria por vocación aunque también he estudiado la Licenciatura de Comunicación Audiovisual. Me apasiona mi profesión pues ser maestra es contribuir a la formación de una personita que llega a la escuela con su alma, corazón y mente y tenemos la gran responsabilidad de transmitirles lo mejor con nuestros gestos, palabras y actitudes.