Mi hijo sigue mojando la cama. ¿Qué hago?

¿La enuresis, qué es? Son escapes de orina mientras se está durmiendo, a una edad en la que ya no es común que ocurra. En niños pequeños es frecuente, pero a veces persiste en el adolescente o adulto. Entre 2 y 3 de cada 100 adolescentes la padecen...

TIPOS:
- Primaria:
si nunca hubo control del pis por la noche (es la más frecuente).
- Secundaria: si se había conseguido el control al menos 6 meses y se vuelve a perder por algún motivo.

Causas de la enuresis.
La mayoría de las veces no se sabe la causa. Suele ocurrir en pacientes sanos. Sin embargo, algunas circunstancias pueden hacer que aparezca, persista o sea más difícil que se cure, por lo que lo primero es consultar con tu pediatra para que descarte:
1/ Deseo de orinar frecuente (urgencia), escapes de orina (aunque sean gotas) durante el día.
2/ Trastorno de déficit de atención/hiperactividad.
3/ Enfermedades en las que se produce más orina (diabetes, insuficiencia renal…).
4/ Situaciones de estrés: separación de los padres, muerte de un familiar cercano, tensión familiar, abuso sexual, cambio del entorno social y escolar…
5/ Antecedente de enuresis en algún familiar próximo, aunque no parece que la herencia influya en la persistencia.
6/ Sexo varón.
7/ Estreñimiento crónico.

¿Cómo influye en la vida diaria?
La enuresis puede originar sentimientos negativos:
- Se ve diferente.
- Disgustado consigo mismo.
- Vergüenza y miedo a ser descubierto.
- Incómodo, evita algunas actividades y relaciones sociales.
- Culpable por la carga de trabajo que produce mojar la cama y porque en ocasiones puede ser motivo de conflictos familiares.

¿Hasta cuándo va a durar?
La pubertad no cura la enuresis. Un tratamiento apropiado logrará la sequedad.
 
Medidas que NO son eficaces:
- Tratamientos de hierbas, homeopatía, acupuntura, quiropráctica.
- Entrenamientos durante el día para aguantar la orina cada vez más tiempo.
- Ejercicios de cortar el chorro mientras orinas, ya que pueden dañar la forma de orinar.
- Levantarle para orinar durante la noche puede conseguir que no moje la cama, pero no cura la enuresis. Estimula a orinar dormido, no a retener y despertarle.

Métodos de apoyo: 
Que no se sienta culpable. No moja la cama porque quiere y esto debe saberlo la familia. Es un problema que puede solucionarse. Consulta con el pediatra o médico, quien tras explorarle y probablemente hacer alguna prueba, le dirá cuál es la mejor opción para solucionar la enuresis.

Medicación:
- Desmopresina.
Disminuye la producción de orina por la noche. Lo puede tomar durante mucho tiempo.
Muy importante como medida para ayudar al tratamiento, no debe consumir líquidos desde 1 hora antes hasta 8 después de la medicación.
Consultar con su médico si tiene vómitos, diarrea, dolor de cabeza o adormecimiento.
Se pueden asociar también otros medicamentos.

- Pañales: no curan, pero disminuye la carga de trabajo si las otras medidas no funcionan.
Recuerda que si la enuresis ha llegado hasta la pubertad, no suele curar sola, ¡busca ayuda! Cuando inicies un tratamiento debes ser constante y realizarlo siempre bajo el control frecuente de un médico.

Las siguientes medidas pueden ayudarle:
- Orine antes de acostarse.
- Evite tomar líquidos y alimentos salados antes de dormir o por la noche, ya que le harán beber más.
- Las bebidas con cafeína debería evitarlas siempre.
- No haga tratamientos sin consultar con su pediatra, que dirija, estimule y decida el tratamiento.
- Hacerlo mal retrasará un nuevo tratamiento bien realizado.
- No usar pañal para dormir cuando comience el tratamiento.
- Puede utilizar un protector del colchón bajo la sábana o, mejor absorbentes de cama con/sin alas, encima de la sábana.
- Lo más importante: aunque encuentre apoyo en la familia, es el paciente quien debe tomar la iniciativa y responsabilizarse del tratamiento completamente. Cambiar su ropa mojada y la de la cama sin considerarlo como un castigo.
- El tratamiento puede ser largo, pero no debe desanimarse.
- Felicitarle ante cualquier avance.
- Mientras el paciente no solicite ayuda es inútil que los padres quieran iniciar el tratamiento. La experiencia en estos casos es que va dirigido al fracaso si el paciente no está motivado por si mismo.

Las alarmas: Otros tratamientos posibles
¿Qué es la alarma de enuresis?
Es un tratamiento que enseña a responder a las sensaciones de la vejiga mientras duerme, para que esté seco. La alarma le despierta con sonido, luz y/o vibración cuando caen las primeras gotas de orina. Exige un gran esfuerzo y colaboración por su parte.
La duración del tratamiento es variable. En general suele ser largo (más de 4 meses) y debe mantenerse mientras vea
que progresa. Es fundamental mantener la ilusión por solucionar la enuresis.

¿Dónde se pueden encontrar alarmas de enuresis?
www.alarmapipi.es

Alarma de Enuresis. ¿Cuándo y cómo usarla?
La alarma de enuresis es un tratamiento que ayuda al tratamiento de la enuresis. No se debe hacer sin consultar con el pediatra, que la recomiende, estimule al paciente, a la familia y controle de cerca el tratamiento. Si se hace mal se retrasará un nuevo tratamiento bien hecho.

Para tener éxito hace falta la motivación e implicación del paciente, su familia y el personal sanitario.

¿En qué consiste el tratamiento con alarma de enuresis?
Es un tratamiento conductual. Enseña a cambiar la conducta de mojar la cama (ante el deseo de orinar durante el sueño) por la de retener la orina o despertarse para ir al baño.

¿Qué es una alarma de enuresis?
Es un dispositivo que tiene un sensor de humedad y un emisor de sonido, luz o vibración. Cuando el sensor detecta la humedad, el emisor se dispara para despertar al paciente.

Tipos de alarma:
- De cama: El sensor o detector de humedad es como una esterilla que se pone encima del colchón. Va conectado al emisor que se suele poner cerca de la cama. Fue el primer tipo de alarma que se usó. Tiene el inconveniente de que, para disparar el sistema, la humedad tiene que atravesar el pijama y la sábana. Además, es engorrosa de transportar.

- Portátiles: Son las más recomendadas en la actualidad. Son pequeñas, más cómodas de usar y suelen ser más baratas que las de cama. Según el modelo, el sensor de humedad se pone en la ropa interior (dentro de un salva-slip), sobre el pijama, o puede estar incorporado en una ropa interior especial. El emisor se comunica con el sensor mediante un cable o sin hilos. Los emisores de cable se sujetan al pijama los inalámbricos se pueden poner junto a la cama en la mesilla de noche.

Cuándo usar la alarma.
Siempre que se tenga la intención de solucionar la enuresis y no haya una dificultad importante para su uso.

¿Cómo se hace el tratamiento con alarma?
Debe ser dirigido por un profesional sanitario: pediatra, otros médicos, psicólogos o personal entrenado. Cura 50-70% de los casos. Si se hace sin control de un profesional, sólo cura el 15-20%.

¿Qué se recomienda hacer en casa?
- No usar pañal para dormir. Se puede poner un protector del colchón bajo la sábana o mejor, absorbentes de cama con/sin alas, encima de la sábana.
- Poner la alarma cada noche. Cuando suene, el niño o adolescente debe despertarse, parar de orinar, desconectar el sistema, ir al baño, cambiarse la ropa si se ha mojado y volver a conectar la alarma de nuevo antes de acostarse. Ello exige la colaboración de la familia, sobre todo al principio y en los niños más pequeños.
- Es importante que la carga de trabajo no se viva como un castigo.
- Se debe usar un calendario o registro para el control del tratamiento con la alarma. Se puede utilizar junto con un sistema de recompensas.
- Ser constante y usar la alarma a diario.

¿Qué se recomienda hacer en la consulta?
- Controlar en cada visita:

1) La motivación del paciente y la familia.
2) El descanso nocturno.
3) El número de veces que orina por la noche.
4) Que el paciente tome la responsabilidad del tratamiento y no sólo los padres o cuidadores. 
5) Marcar los objetivos para la siguiente visita. Deben adecuarse a la capacidad del niño o adolescente y ser progresivos hacia la sequedad.

- Motivar y felicitar cualquier progreso. Es básico mantener la ilusión por solucionar la enuresis.
- Visitas frecuentes (habitualmente cada 2-3 semanas).
- Cuando consiga un mes seco, prolongar el tratamiento dando 1-2 vasos de agua antes de irse a la cama (refuerzo con líquidos). Terminar el tratamiento cuando esté otro mes seco.
- Cuando no se consiga la sequedad o vuelva a mojar tras acabar el tratamiento, puede hacer falta otro ciclo de alarma justo después o tras varios meses de descanso.

Pros y contras del tratamiento con alarma
- Junto con tratamiento médico potencia el éxito.
- Suele ser largo. En torno a 3-5 meses, salvo algunos casos de pocas semanas.
- Puede despertar a otros miembros de la familia (sobre todo, si duermen en la misma habitación). En este caso se pueden usar alarmas con luz o vibración sin sonido.
- No están financiadas por el sistema sanitario.

Mitos y propagandas engañosas
La creencia de los padres de que el sueño profundo de su hijo hará que la alarma no le despierte, no es motivo para no usar este tratamiento. La clave del éxito no es la intensidad del estímulo sino la motivación y preparación del niño cada noche para despertarse y responder a la señal.

Es falso que alguna alarma consiga sequedad de forma inmediata o sin esfuerzo. No creer en publicidad engañosa.

Rosa Duque

Soy pediatra con 35 años de experiencia, mi vocación no es sólo curar al niño enfermo, sino protegerle y ayudarle a crecer en todos los aspectos de su vida, tanto en su cuerpo, como en su psicología, como en su espíritu. Y hacerlo desde dentro del entorno que arropa al niño -la familia- asesorando a quienes los cuidan.

Tengo tres hijos, soy católica y Laica del Hogar de la Madre.

 

Las cookies facilitan la prestación de nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, usted acepta que utilizamos cookies.
De acuerdo