Curso de afectividad y aprendizaje

En estos tiempos difíciles donde no hay una antropología unitaria que presente la verdad del hombre, su belleza y a la vez sepa describir su sentido más profundo y espiritual, pero sin olvidar lo práctico y necesario para los padres y educadores, muchas realidades educativas están pasando a ser tópicos o momentos negativos que hay que pasar.

La adolescencia es vista como un momento dramático de lucha con las reglas en la que el niño deja de ser bueno y ordenado, para transformarse en un rebelde que los padres tienen que mantener bajo estricto control o que es abandonado a los amigos desconocidos a los que tiene en mayor estima que a los padres. ¿Es lo que hay? ¿Es así? ¿Es que Dios tuvo unos cuantos “errores de programación” al diseñar esa etapa del crecimiento del hombre?

Desde luego que no. La adolescencia tiene un sentido biológico, psíquico y espiritual muy importante, claro y necesario, sólo hay que conocerlo para entrar correctamente a educar esta preciosa etapa del ser humano.

¿Y la autoestima? ¿Es realmente el quererse mucho a uno mismo? ¿Se debe de potenciar al máximo? Si no tenemos claro qué tenemos que estimar de nosotros y para qué tenemos que hacerlo, ¿podremos fomentar un buen autoconcepto y su correcta medida? No lo creo. Es preciso ir al origen del sentido de las cosas para orientarlas correctamente. Es lo que la psicología ha dejado de hacer hace muchos años, y por lo que se ha perdido en un mar de cientificismos teóricos y de estudios escasamente aplicables al hombre, pero que cuando lo hace lo desintegran y desvirtúan abandonándolo a su soledad e introduciéndolo en un camino de desesperanza.

Pero hay muchos interrogantes más: la inteligencia, la voluntad, las emociones y los afectos, ¿son malas? ¿Qué relación hay entre ellas? ¿Realmente existe una inteligencia emocional? ¿Qué dinamismo existe entre estas realidades y de quién depende: del cerebro, del alma, de la mente, del espíritu? ¿De verdad pretendemos exigir madurez, equilibrio y estudio a los jóvenes si no sabemos acercarnos a sus necesidades y sin tener estos criterios tan esenciales para la educación? Necesitamos conocer el lenguaje del amor del educador y su marco antropológico para poder hacerlo.

Si quieres saber sobre estos temas y cómo integrarlos en una visión antropológica sobrenatural, católica y práctica, sólo tienes que acudir al Colegio Juan Pablo II de Alcorcón (Madrid) el próximo viernes 10 de febrero de 2017 a las 14:30. Serán dos horas descubriendo los secretos de la educación que aún no te han contado...bien. 

La charla, a cargo del psicólogo orientador Diego Cazzola, es gratuita y promovida por el APA del colegio JPII (Alcorcón). 

Si te animas a venir, puedes manifestar los temas y las edades que más te interesan aquí.

La sociedad va mal, pero las personas siguen estando bien hechas y perseguidas por Dios, así que ¡siempre hay esperanza!

Evento: Curso de afectividad y aprendizaje
Ponente: Diego Cazzola, psicólogo orientador
Fecha: Viernes, 10 de febrero de 2017
Hora: 14:30
Lugar Colegio Juan Pablo II, Alcorcón (Madrid)

cruso de afect foto 3

Diego Cazzola

Mi Blog "Psicología y Educación" 

Psicólogo orientador, doctorando en Filosofía antropológica en la UNAV y máster en pastoral familiar por el Inst. Pontificio Juan Pablo II. Padre felizmente casado y con 3 hijos, es catequista y monitor de educación afectivo sexual (Aprendamos a Amar y Teen Star), así como formador de padres y profesores, impartiendo cursos sobre familia, matrimonio, antropología, psicología, afectividad y relaciones personales. Colabora con el COF de Getafe, la organización de los congresos de la Fundación Educatio Servanda, la Asociación de campamentos diocesanos de Llambrión y es fundador de la Metodología de Estudio MdE 360º, así como de la plataforma AyunoXti.

Diego Cazzola es autor, editor y responsable del Blog Psicología y Educación, alojado en el espacio web de www.infofamilialibre.com