¿Para bien o para mal?

Reproducimos este artículo sobre las redes sociales, escrito por el Padre Alonso Rocha Torres, editor del semanario católico de la arquidiócesis de Guadalajara Jalisco (México). 

Las redes sociales han cambiado la forma en que los jóvenes se comunican y relacionan.

Facebook, Instagram, Twitter o Snapchat se han vuelto "indispensables" en el día a día de la mayoría de adolescente y son pocos los que renuncian a tener presencia en algunas de estas redes. Pero según un estudio realizado en el Reino Unido por la Sociedad Real de Salud Pública (RSPH), les genera en muchos casos depresión, ansiedad, problemas de sueño e inseguridad. El estudio reveló que sólo una de las cinco redes sociales tiene un efecto positivo en la salud mental de los jóvenes: YouTube.

Una adicción que quita el sueño

La RSPH les pidió a 1479 británicos de entre 14 y 24 años que valoraran cómo cada una de estas redes sociales impacta en su salud y bienestar. La conclusión fue que todas empeoraban su salud mental en cuatro aspectos: la calidad de sueño, la imagen corporal, el ciberacoso y  el sentimiento de estar perdiéndose algo.

Cuando se apaga la computadora, queda la tableta y si no siempre está el teléfono móvil. El acceso a estas redes sociales se ha vuelto cada vez más fácil y ubicuo, y las notificaciones dificultan que uno se pueda desconectar.

No es de extrañar, entonces, que a muchos jóvenes les cueste quitar la vista de la pantalla y meterse en la cama. Varios estudios ya han sugerido la relación entre los problemas para dormir y el estar mirando las redes sociales en el teléfono móvil. Facebook y YouTube son las redes que más le quitan el sueño a los jóvenes y Twitter, la que menos. Uno de cada cinco jóvenes asegura que se despierta de madrugada para revisar sus mensajes.

El temor a quedarse fuera

Los adolescentes aseguran que Facebook es el canal más empleado para el ciberacoso. Ya un estudio publicado por la asociación contra el bullying concluyó en 2013 que los jóvenes son dos veces más vulnerables a ser víctimas de esta conducta en Facebook que en cualquiera otra red social.

"...Las redes sociales han incrementado los niveles de ansiedad y ansiedad social... Me preocupa constantemente lo que los demás piensen de lo que escribo y las fotos que comparto", declaró uno de los encuestados.

Otro impacto negativo de las redes es que genera miedo de estarse perdiendo algo, un evento social o cualquier actividad en la que otros se hayan divertido. Por eso, muchos revisan  constantemente sus cuentas. En este aspecto, Snapchat es la red que más provoca este temor.

También hay malestares específicos de cada red social: Instagram es la que más provoca sentimientos de soledad; Twitter y YouTube han empeorado sus relaciones con otras personas en la vida real.

Efectos positivos

Pero estas redes sociales también generan sentimientos positivos en los jóvenes. Las cinco han incrementado su capacidad de expresarse y de desarrollar una identidad propia.
- Facebook ha ayudado a que los adolescentes se sientan más apoyados por gente de su entorno y les ha permitido crear y adherirse a distintas comunidades.
- Snapchat es la que más ha contribuido a mejorar las relaciones con otros en la vida real y YouTube ha probado ser la más útil a la hora de concienciar, combatir la sociedad, la depresión y la ansiedad.

La RSPH urgió a implantar "controles y evaluaciones in situ para hacer que las redes sociales dejen de ser un "salvaje Oeste" en materia de salud y bienestar mental de los jóvenes".

Su entidad propuso medidas como notificaciones que adviertan al usuario que lleva mucho tiempo conectado a una red social, avisos de que una foto ha sido manipulada digitalmente y la aparición de anuncios de lugares que ofrecen ayuda cuando una plataforma detecta que alguien puede tener un problema mental.

Una amplia mayoría de los jóvenes apoyan estas propuestas, según la encuesta.

InfoFamiliaLibre

En este autor se agrupa a todos los colaboradores que escriben y colaboran con su experiencia y conocimiento para enriquecer la web.

Dejar un comentario