App: ePrex Liturgia de las Horas

 En esta ocasión analizaremos la App ePrex Liturgia de las Horas. De entre las varias aplicaciones disponibles que nos ofrecen la posibilidad de tener al alcance los textos de las distintas oraciones que la Iglesia nos ofrece para el rezo de la Liturgia de las Horas, hemos elegido esta por diversas razones.

La primera es que no precisa de conexión a internet para su uso diario. Es decir, una vez instalada cuenta con toda la información necesaria de los textos de cada día. Esto es una gran ventaja cuando tenemos dificultades para el acceso a internet.

Otra ventaja es el poco espacio que ocupará en nuestro terminal, lo que en algunos casos puede ser determinante.

Por último cuenta con una gran facilidad de uso.

Analizando la aplicación, en la pantalla principal nos aparece la información del día en cuestión. Mediante pestañas tenemos acceso a los textos de las siguientes oraciones: Oficio (que contiene el oficio de lectura), Laudes, Tercia, Sexta, Nona, Vísperas, Completas y Lecturas (donde aparecen las lecturas de la eucaristía del día). En esta misma pestaña nos permite cambiar el día mediante un sistema de calendario, para poder acceder a las oraciones de un día distinto del actual.

En todas las oracionesm nos permite variar el tamaño de la letra simplemente arrastrando los dedos sobre la pantalla, como si de una imagen se tratara; ajustándose el texto automáticamente al ancho de la pantalla.

En cada una de las pantallas está disponible el uso del sintetizador de voz, que nos permite escuchar el texto. Lo cierto es que la calidad del mismo deja un poco que desear. A buen seguro será uno de los aspectos a mejorar en las siguientes versiones.

La aplicación está disponible para Android y para iOs.

eprex liturgia imagen

Gabriel García

Soy un privilegiado hijo de Dios, primero casado con Elena y después con cuatro maravillosas responsabilidades que el Señor nos ha encomendado, que son nuestros hijos. Convencido de que la única forma de salvar la familia es salvando el matrimonio.

Dejar un comentario