La fe compañera de vida

El pasado 21 de abril se celebró en el colegio La Purísima de Madrid la II Jornada Diocesana de Personas con Discapacidad, con el lema “La fe, compañera de vida”.

Dentro del encuentro, además de la eucaristía y un festival, destacaron los testimonios de estas personas que tienen alguna discapacidad. En un ambiente alegre y de gran comunión, nos mostraron cómo buscar siempre como compañeros de vida a Dios y a la Virgen María.

Cada uno de los testimonios aportaba diferentes detalles sobre maneras de vivir la vida, siempre con la fe como acompañante. Pero me gustaría destacar un detalle que compartí con María Ángeles, una mujer ciega a la que acompañé por la calle, y que me preguntó si era coja; lo había percibido por mis pasos, mi manera de andar. Me comentó que lo peor en esta vida es perder la vista.

Sin embargo, su alegría se plasmaba en su testimonio sobre cuando fue a hacer el Camino de Santiago con un grupo de personas ciegas. Cuando por fin llegaron a Santiago de Compostela, todos recibieron su compostelana. Todos menos los perros guía. Y ella se decidió a escribir al obispo de Santiago, declarando que “los perros guía han soportado frío, lluvia y calor, y son nuestros ojos. Sin ellos no hubiéramos llegado hasta el final y, sin embargo, ellos no han recibido la compostelana”.

La respuesta del obispo fue favorable y se mostró de acuerdo en que los perros también la recibieran, así que desde ese día, todo perro guía recibe la bendición del apóstol y la compostelana en premio por su gran labor acompañando a estas personas que no tienen vista.

Blanca Colsa

InfoFamiliaLibre

En este autor se agrupa a todos los colaboradores que escriben y colaboran con su experiencia y conocimiento para enriquecer la web.