Abiertos a la vida

¡Qué importantes somos las mujeres para Dios! Somos cooperadoras con Él para dar la vida. ¡IMPRESIONANTE! Si lo pensamos con detenimiento, nos puede llegar a poner los pelos de punta. El Señor se vale de las madres para el milagro de la vida.

En el crecimiento en la fe de un matrimonio cristiano, el Señor va dando muchas gracias y también nos va pidiendo otras cosas. Uno de los pilares fundamentales que el Señor nos pide es que nos fiemos de Él. Y ese fiarse de Él es, entre otras cosas, "abrirse a la vida".

¿Qué significa esto? Que el matrimonio está dispuesto a aceptar los hijos que Dios quiera. Esto puede ser tener un hijo, tres, ocho o incluso ninguno.

Tener hijos es algo tremendamente serio y el matrimonio siempre debe estar de acuerdo en este tema. Y no se trata de tener hijos de manera incontrolada, ni mucho menos. Se trata de ponerse de cara a Dios y ver qué es lo mejor en ese matrimonio en ese momento concreto.

Fiarse de Dios es, a veces, muy difícil y duro. Por eso, como siempre, la Iglesia, como Madre nuestra que es, viene en nuestra ayuda y nos ofrece la formación y conocimiento suficiente sobre este tema a través de cursos de paternidad responsable, donde nos enseñan a conocernos, a conocer nuestros ciclos... de manera que tengamos las armas suficientes para discernir si es el momento adecuado o igual hay que espaciar embarazos. El matrimonio puede ver que no es el momento por diferentes motivos: por temas económicos, por que estemos agotados, por enfermedad...cada uno sabe sus circunstancias. Y no olvidemos nunca que no estamos solos. En medio de nuestro matrimonio está Jesucristo.

Y cuando en el matrimonio, por cualquier razón, no llegan los hijos, también estamos abiertos a la vida, porque estamos abiertos a la voluntad del Padre. Y el Señor siempre nos da la gracia para aceptar su voluntad.

Así que... ¡Ánimo, que al Señor no se le escapa nada y siempre va por delante!

Nieves Pascual

Mi nombre es Nieves Pascual. Soy Laica del Hogar de la Madre. Casada y madre de cinco hijos. Maquilladora profesional, actualmente ama de casa. Colaborada eventual con la fundación Stanpa.