Celebramos en familia: Santa María Goretti

Aprovechando la llegada del verano, el ritmo pausado de los días sofocantes, la disminución de obligaciones (para algunos)… vamos a empezar a hacer en casa pequeñas celebraciones relacionadas con festividades religiosas: fiestas de la Virgen, algún santo/a, etc.

Así, además de estar entretenidos, seguro que aprendemos bastante (pequeños y mayores). Os dejo aquí alguna idea por si os apetece celebrar también en vuestros hogares.

Mirando el calendario de julio, veo que el día 6 se celebra a Santa María Goretti… Así que, ¡manos a la obra!

Primero tenemos que saber quién fue:

María fue la segunda de los cinco hijos de Luis Goretti y Assunta Carlini; nació el 16 de octubre de 1890, en Corinaldo, Italia. Familiarmente la llamaban Mariela. Sus padres eran pobres campesinos que emigraron a Lazio (Italia), una zona más fértil. Allí, se instalaron en una casona, que dividieron en dos y compartieron con dos colonos: Juan Serenelli y su hijo Alejandro.

María, se dedicaba al cuidado de sus hermanitos más pequeños y a las tareas domésticas mientras sus padres trabajaban en el campo. Mariela era dócil, trabajadora, y muy espiritual.

Teniendo 10 años muere su padre, de malaria. Debido a ello su madre trabaja fuera de casa todo el día. Mariela crecía y se fue haciendo mujer despertando en Alejandro una pasión insana (alimentada por malas lecturas que hacía el joven). El joven la provocaba y Mariela respondía: "No, no, Dios no lo quiere". Finalmente, el 5 de julio de 1902 Mariela remendaba una camisa en lo alto de la escalera, cuando todos estaban trillando el campo. Alejandro quiso abusar de ella, a lo que María se resistió. El joven, despechado, le clavó 14 puñaladas con un punzón. Murió al día siguiente en el hospital, a la edad de doce años, perdonando a su asesino: "Por amor a Jesús lo perdono y deseo que esté conmigo en el paraíso".

Alejandro cumple 27 años de condena en la prisión, se arrepiente, se convierte y se hace fraile capuchino, muriendo nonagenario.

María fue proclamada santa el 24 de junio de 1959 por Pío XII. El día de su canonización estaban presentes, su madre, sus hermanos y su asesino, que ya se había convertido, y al que la familia de María también había perdonado.

Y ahora algunas ideas:

- Vamos a hacer una hoja de oración a Santa María Goretti, en la que vamos a incluir un dibujo y una oración que podemos rezar hoy en el ratito de oración familiar.



- Alessandro Serenelli, el asesino de María, cumplió su condena en la cárcel de Roma, y tras su liberación, ingresó  en un convento capuchino de dicha ciudad, donde murió en 1970. Él atribuyó su cambio de vida a un sueño que tuvo en la cárcel varios años después del asesinato; según él, vio en sueños a María con catorce lirios blancos, uno por cada puñalada recibida.

Podemos entonces hacer LIRIOS DE PAPEL. A lo mejor 14 son muchos, depende de cuántos seamos y el tiempo disponible, pero podemos hacer menos; aunque la verdad es que son muy sencillos de hacer.

Necesitamos:
Folios blancos.
Limpiapipas verde y amarillo (para cada flor, uno verde y medio amarillo).
Pegamento o celo.
Tijeras.
Lápiz.

Procedemos:

- Dibujamos una mano en el folio y la recortamos.
- Unimos el limpiapipas verde y la mitad del amarillo de este modo.
- Pegamos la mano recortada en papel alrededor de los limpiapipas.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Y por último vamos a hacer una tarta… (y así de paso aprovecho unos ingredientes que llevan tiempo esperando en la nevera…). Pensamos en una tarta que tenga color blanco, que simbolice la pureza. Tenemos queso mascarpone en la nevera, así que algo blanco saldrá. También tenemos un bote de dulce de leche que hay que usar ya, así que lo tenemos claro: TARTA DE QUESO MASCARPONE Y DULCE DE LECHE. No la hemos hecho nunca, pero no puede estar malo.

Estos son los ingredientes:
- 500g. de queso mascarpone.
- 400 g. de nata para montar.
- Dos yemas de huevo.
- Dos cucharadas soperas  de azúcar.
- 8 láminas de gelatina neutra.
- Dulce de leche.
- Galletas
- Una cucharada colmada de mantequilla.
- Virutas de chocolate blanco para decorar (opcional).

Preparación:
1. Trituramos las galletas con un robot de cocina, o como hicimos nosotros, machacando con el mortero.
2. Calentamos un poco la mantequilla (a punto pomada) y lo mezclamos con la galleta. La pasta resultante la ponemos en el fondo de una fuente o  molde y guardamos en la nevera.
3. Ponemos las láminas de gelatina en agua fría durante unos cinco minutos.
4. Mezclamos el queso mascarpone con el azúcar y las yemas de huevo.
5. Separamos un poco de nata; el resto lo montamos, pero no del todo.
6. Calentamos el poquito de nata que habíamos separado, escurrimos las láminas de gelatina y las deshacemos en la nata. Lo incorporamos a la mezcla de mascarpone.
7. Añadimos la nata montada y mezclamos todo.
8. Lo ponemos en la fuente, encima de la masa de galleta. Dejamos en la nevera al menos una hora. Después echamos una capa de dulce de leche.
9. Decoramos con virutas de chocolate blanco. (Nosotros se las pusimos porque queríamos una tarta de color blanco, pero puede ponerse otra cosa o no poner nada).

El resultado: ¡riquísimo!




Nada más. ¡Feliz día de Santa María Goretti!

 

Judit Hernández

Recién casada y madre, Laica del Hogar de la Madre. Diplomada en Magisterio, catequista y actualmente estudiando para ser profesora de religión.

 

 

Más en esta categoría: « Abiertos a la vida Asamblea familiar »