Protegernos del sol

Llegó el verano. ¡Bendito sea Dios! Tiempo libre, relax, paseos, vacaciones, juegos… Muchos de nosotros disfrutaremos de la playa y piscina con nuestros hijos, familiares y amigos. Pasaremos tiempo fuera de casa disfrutando del buen tiempo. En esta época tenemos muchas horas de sol, los días son muy largos.

Todos sabemos que el sol nos proporciona muchos beneficios, tales como:

- Los rayos solares activan la vitamina D, tan importante para los huesos.
- El sol puede aumentar el número de glóbulos blancos lo que significa que nuestro sistema inmunitario se fortalece.
- Afecta positivamente a nuestro estado de ánimo.

Y otros tantos beneficios....

Pero el sol, tomado de manera poco responsable puede acarrearnos problemas, a veces muy serios:

- Enrojecimiento de la piel (eritema solar).
- Quemaduras de 1º y 2º grado.
- Envejecimiento prematuro de la piel.
- Cáncer de piel.

Para evitar estos problemas tenemos que tener en cuenta ciertas recomendaciones:

- No exponer NUNCA a un bebe menor de 6 meses a las radiaciones solares.
- Mucho cuidado con los niños menores de 3 años.
- Utilizar siempre protector solar aunque estés a la sombra. Recuerda que, por ejemplo, la arena refleja los rayos solares.
- NO tomes el sol en las horas centrales del día, entre las 12 horas y las 16 horas. Es cuando los rayos solares caen más perpendiculares.
- Aplica la crema protectora media hora antes de la exposición solar, así la crema penetrará bien en la piel.
- Utiliza siempre cremas resistentes al agua.

Las cremas de protección solar absorben y bloquean los rayos U.V. Estos productos han sido formulados para proporcionar diferentes grados de protección contra los rayos U.V.A y U.V.B. El factor de protección es el múltiplo de tiempo al que se puede exponer al sol, es decir, si una piel muy clara y sensible tarda 3 minutos en quemarse,  con un factor de protección 15 tardará 45 minutos. No siempre será exacto, dependerá de la actividad que estemos realizando, de la hora, si sudamos o nos estamos bañando… De manera que la recomendación siempre será utilizar un factor de protección alto, yo diría que 50. Renovando su aplicación cada 2 horas y siempre después de un baño. Recuerda también beber mucha agua para mantenerte hidratado.

El verano acaba de comenzar. Disfruta mucho de éste tiempo de relax y esparcimiento, pero no olvides seguir con tus compromisos con el Señor. Él no se va de vacaciones. Cuando salgas unos días fuera busca una parroquia cerca, así será más fácil que puedas seguir tu ritmo de oración y Eucaristía, tan importante en nuestras vidas aunque estemos en verano.

¡Feliz verano!

Nieves Pascual

Mi nombre es Nieves Pascual. Soy Laica del Hogar de la Madre. Casada y madre de cinco hijos. Maquilladora profesional, actualmente ama de casa. Colaborada eventual con la fundación Stanpa.

Más en esta categoría: « El uso adecuado de los antibióticos

Dejar un comentario