¿Garabandal, cine para rebeldes?

El 21 de septiempre de 2018 se estrenó en México Garabandal, solo Dios sabe, película que narra la historia de 4 niñas que afirman haber visto a la Virgen María, quien bajo la advocación de la Nuestra Señora del Carmen se les apareció entre 1961 y 1965.

Se ha dicho mucho últimamente que las apariciones de Garabandal no están aprobadas por la Iglesia Católica. Si bien esto es cierto, sería más preciso aclarar que la Iglesia no se ha pronunciado de manera definitiva acerca del origen sobrenatural de estas apariciones. El pronunciamiento de la Iglesia es el de “non constat” (no consta, en latín) es decir, que no hay elementos suficientes para afirmar que definitivamente se trata de una aparición verdadera de la Virgen María, pero tampoco para afirmar lo contrario.

También cabe mencionar que ni la Iglesia local (diócesis de Santander) ni el Vaticano han manifestado que alguno de los mensajes de Garabandal se encuentre en contradicción con la doctrina, los dogmas de fe ni el magisterio.

Esta situación ha provocado que surja, entre varios católicos, la duda acerca de la legitimidad de promover esta película. Y más aún la duda acerca de verla o no. Se ha tachado de “rebeldes” a algunos que han decidido promoverla; y de “cerrados” a otros, quienes con la buena intención de permanecer fieles y obedientes a la Iglesia, han condenado la promoción de la película. Hasta hace unos pocos días yo me contaba en este segundo grupo.

Siempre he sido escéptico de las apariciones de Garabandal. En 2006 oí hablar de ellas por primera vez y me pareció una cosa de fanáticos, los mensajes proféticos sobre el aviso y el castigo me parecían cosa de locos. Cuando supe de la película, fui de los primeros en recordar que las apariciones no están aprobadas. Y a decir verdad, no me parecía bien que se difundiera una película sobre un tema tan delicado como lo es una aparición mariana.

Ahora bien, tuve oportunidad de asistir a la premiere, a la que confieso asistí con bastantes reservas. Sin embargo, salí con mucha paz y el corazón inflamado de alegría. Después de rezarlo (por eso escribo hasta ahora) me gustaría compartir las siguientes reflexiones:

No creo que se trate de "si no está prohibido, está permitido". Más bien es: "si la Iglesia lo prohíbe, ni hablar. Si no lo prohíbe queda a criterio de cada quien ir a verla y promoverla" Ni podemos juzgar a quienes la promueven, ni criticar a quienes no. Lo importante es que la Iglesia no solamente no se ha pronunciado sobre la sobrenaturalidad, sino que no ha encontrado en los mensajes nada contrario a la doctrina, los dogmas de fe, el Magisterio ni las Escrituras.

En un sentido muy práctico: al salir de la película, me quedé reflexionando acerca de mi débil amor a la Eucaristía, cómo vivo mi cristianismo, qué tanto sigo a Jesús, con qué fervor rezo el Rosario, cuánto amo a los demás.Todo esto me parece bueno de suyo, al margen de si las apariciones son reales o no. Dicho pronto y mal: tenemos un contenido valioso que puede servir para reafirmar la fe (y en España ya está dando frutos), a llegar a Jesús a través de María.

Si esto está siendo así, me pregunto: ¿por qué hay católicos que somos (me incluyo) tan severos? ¿denunciamos con la misma fuerza contenidos que a todas luces y sin margen de duda son contrarios a la fe? ¿no estaremos siendo como aquellos fariseos que denunciaba Jesús, que se preocupaban más por las leyes que por lo que verdaderamente era importante?

La película omite (hay una leve referencia, pero no se menciona) el mensaje sobre el aviso, el milagro y el castigo, que es lo único de lo que se habla cuando se suele hablar de Garabandal, y se enfoca en el mensaje de amor de María por sus hijos.

Entendí algo: el mensaje de la Virgen sobre el aviso tiene sentido solo desde el mensaje contundente de “yo, vuestra madre”. Garabandal es mucho más que profecías apocalípticas. Es un mensaje de amor.

Retomando el punto 1: lo primero que ves antes de iniciar la película es una leyenda que dice: “Corresponde a la autoridad de la Iglesia Católica, a cuyo juicio nos sometemos, la valoración definitiva de los mismos”.

Por último: en la rueda de prensa pregunté a los actores qué dirían a los católicos que (como yo) no estamos seguros acerca de ver la película o no, cuál es su postura ante la zozobra que existe al no estar aprobadas las apariciones, y su respuesta me ha parecido honesta y me ha despejado dudas: “somos hijos fieles y obedientes”. Anexo el audio de la respuesta a mi pregunta.

¡Que la disfruten!

Enlace a la página oficial de la película

 

Fuente: http://www.comcatolicos.org/articulos/cine/item/2919-garabandal-cine-para-rebeldes 

Media

InfoFamiliaLibre

En este autor se agrupa a todos los colaboradores que escriben y colaboran con su experiencia y conocimiento para enriquecer la web.

Más en esta categoría: « ¡Qué bello es vivir!
Las cookies facilitan la prestación de nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, usted acepta que utilizamos cookies.
De acuerdo