Ana y el aborto

Ana, ¿cómo contestarte a tu correo electrónico sin entristecerte? Ya sé que me comentas que Alicia se había enamorado de un chico. ¡Y locamente! Y me dices que sus padres no aceptaban esa relación… Se ha quedado embarazada y ha decidido abortar. ¿Cómo hacerte caer en la cuenta de que la decisión de tu amiga Alicia no es la adecuada y que atenta contra la dignidad humana y contra el valor fundamental de la persona, la vida?

Embarazo ectópico

Después de ciertas sospechas…test de embarazo y ¡estabas en lo cierto! De nuevo esa alegría indescriptible, esa sensación tan especial de saber que una nueva vida crece dentro de ti… Lo compartes con tu marido…y tu alegría se vuelve también la suya… ¡Gracias Señor por este nuevo regalo! Comenzáis ya a imaginar todas las situaciones posibles que os esperan con un tercero corriendo por la casa…hasta te parece divertido pensar en el alboroto que van a montar… 

Una monstruosa ignorancia

Días atrás escuché una triste anécdota de labios de un profesor de una facultad de teología romana. Nos comentó que, hace un tiempo, vio un programa de televisión. Unos periodistas se acercaron a plaza San Pedro. Micrófono en mano, fueron preguntando a los sacerdotes que cruzaban por ahí, abordando incluso a un obispo.

María: movimiento uniforme acelerado hacia Dios

Estoy leyendo La Madre del Salvador, del P. Reginald Garrigou-Lagrange, teólogo dominico de fama internacional. El libro es un auténtico tratado de mariología que profundiza en la doctrina de la Iglesia sobre la Virgen María, reflexionando acerca de cuestiones claves que nos permiten conocer más y más quién es María, y la obra que Dios realizó en Ella. Pero Garrigou-Lagrange no se conforma con exponer —aunque sea magistralmente— la doctrina revelada sobre Nuestra Madre  y reflexionada por los teólogos más importantes de la Historia de la Iglesia. Su objetivo es claro y lo expone desde la primera línea que escribe en el prólogo: «En este libro deseamos exponer las doctrinas fundamentales de la Mariología con relación a nuestra vida interior». Y lo consigue.

Suscribirse a este RSS