Mi experiencia en una familia numerosa

Me llamo Maite Ferrín López, vengo de Murcia y con 18 años, soy la última de siete hermanos. Mi familia siempre ha sido católica practicante, gracias a Dios. Mis padres, Fernando Ferrín Calamita y María Asunción López Señor, se casaron en Madrid y es entonces cuando, sin preverlo aunque queriéndolo, comenzó nuestra gran familia a crecer.

¿Venció la muerte o el amor?

Valeria nació con riñones no funcionales: displasia renal bilateral. Una de esas enfermedades limitantes de la vida. Sus padres lo sabían desde la semana 17 de gestación y decidieron cuidarla y cuidar cada momento de su vida… y de su muerte. Todos preparamos los grandes acontecimientos de nuestra vida y de la vida de nuestros hijos con detalle, amorosamente… ¿Por qué no la despedida definitiva de un hijo, por qué no la muerte?

Cómo superar la muerte de un hijo

Hoy queremos dar las gracias a Sergio Cardona Patau y a su mujer por permitirnos publicar su testimonio ante la pérdida de un hijo.

Todos buscamos la felicidad. Es un mensaje de lo más valorado curiosamente en estos foros profesionales, pero ¿en qué consiste la felicidad? ¿Cómo puede uno sobreponerse al golpe de la muerte de un niño sobre todo si es el propio hijo?

Los padres no deberíamos ver morir a nuestros hijos. Cuando un padre o una madre pierde a un hijo, algo muere dentro de ellos.

Ya la vida no se ve igual ni las cosas se valoran igual. Ayer escuché la experiencia del ex jugador del Real Madrid de baloncesto Alfonso del Corral, médico traumatólogo; me sobrecogió; él perdió a un hijo de seis años en un accidente. Es muy distinta su experiencia a la mía, sin embargo vibramos en la misma onda. Yo contaré mi experiencia personal.

Una vocación de carmelita salvada por la Hna. Clare

La Hna. Magdalena Guadalupe es carmelita descalza. Nos escribe con un testimonio verdaderamente impresionante en el que nos explica cómo, el descubrimiento de la vida de la Hna. Clare, ha trasformado y sanado su forma de plantear su propia vida religiosa, vida que –a pesar de su juventud- se estaba deslizando en un cuesta debajo de sin sentido, atada por muchas cosas que le estaban impidiendo entregarse de veras a Jesucristo. La Hna. Magdalena Guadalupe ha querido compartir su testimonio con nosotros, consciente de lo mucho que puede ayudar a otras personas que estén pasando –como ella- un periodo de oscuridad y confusión. Su intención es que todos sepan “que hay quienes interceden por nosotros, y en mi caso fue la tan querida para todos hna. Clare”.

Los inmortales

El día de san Sebastián de 2013 fallecía Juan, el padre de mi marido. Que fuera un 20 de enero no tendría mayor relevancia de no ser porque el mártir asaeteado es el patrón del pueblo de mi suegro, y este le tenía muchísima devoción. Juan murió solo cuatro meses después de que le diagnosticaran un agresivo cáncer de pleura, que le impedía respirar bien y que se sumó a los muchos achaques que ya soportaba por otras enfermedades precedentes.

Por la puerta santa

El pasado domingo me encaminé, junto a mi familia, a la catedral de la Almudena para poder ganar el Jubileo de la Misericordia. Con ello, cumplíamos una promesa hecha a mi hija pequeña que no pudo conseguirla cuando visitamos  la Catedral de San Pedro de Roma dado que, por aquel entonces, aún no había realizado la primera comunión.

Suscribirse a este RSS