Martes, 28 Junio 2016 00:00

Refutando las leyendas negras contra la Iglesia Católica

Escrito por

Todos sabemos los numerosos ataques que la historia de la Iglesia Católica ha recibido por parte de sus enemigos y detractores. Pero no todos los católicos sabemos que estas leyendas negras no son más que falacias históricas con el objetivo de crear una opinión pública anticatólica con todas las graves consecuencias que ello supone. 

Para refutar estas falsas acusaciones contra la Iglesia Católica, hemos seleccionado tres libros especialmente interesantes: “Leyendas Negras de la Iglesia” de Vittorio Messori (ed. Planeta), “Manual Básico para Católicos sin Complejos” de José González Horrillo (ed. Sekotia) y “Bearing False Witness: Debunking Centuries of Anti-Catholic History” [Levantando Falso Testimonio. Desmontando siglos de Historia anticatólica] de Rodney Stark (ed. Templeton Press). 

En estos libros, el lector podrá conocer la realidad histórica frente a las típicas leyendas negras, como por ejemplo la famosa Inquisición, presentada como torturadora y asesina de personas inocentes, aunque realmente fue creada por la Iglesia para poder traer moderación y justicia, y prevenir los excesos que los laicos podrían llegar a cometer al juzgar acusaciones como la brujería y la herejía. De hecho, la Inquisición previno muchas muertes y aplicó en su lugar muy pocas condenas. 

Otra leyenda negra es el supuesto antisemitismo de la Iglesia, cuando realmente tuvo un papel eficaz para oponerse y suprimir las persecuciones a los judíos, inclusive el Papa Pío XII, acusado de antisemita y mal llamado “el Papa de Hitler”, cuando en realidad protegió y salvó a miles de judíos, reconocido y agradecido por los propios judíos. 

La Edad Media es también víctima de la manipulación histórica cuando, a partir de la “Ilustración”, los intelectuales antirreligiosos la consideraron como una época de ignorancia y atraso inspirado por el poder de la Iglesia Católica. Pero la realidad histórica es que, durante el Medievo, no sólo se conservó y se estudió ampliamente el patrimonio cultural y académico previo a la civilización cristiana, sino que se realizaron notables avances en muchos campos del conocimiento que posibilitaron el desarrollo actual de la ciencia y la tecnología. Justamente, fue durante la Edad Media cuando Europa hizo el gran salto cultural y tecnológico que la situó a la cabeza del resto del mundo. 

Otras leyendas negras contundentemente refutadas con la realidad histórica son las Cruzadas, la conquista y evangelización de América, los Cristeros, la Revolución Francesa y la Iglesia, el caso de Galileo, los nazis y la Iglesia, el Franquismo y la Iglesia, las riquezas de la Iglesia, etc. 

Al ser tan convenientemente difundida esta propaganda negra contra la Iglesia, no es de extrañar que muchos digan: “Yo creo en Jesús pero no en la Iglesia”, sin pararse a pensar que todo lo que ellos conocen de Jesús se lo ha transmitido la Iglesia y sin pararse a contrastar si todos esos tópicos son ciertos o no. 

Vittorio Messori cita en su libro a Léo Moulin, prestigioso profesor de Historia y Sociología en la Universidad de Bruselas, el cual dice: “La obra maestra de la propaganda anticristiana es haber logrado crear en los cristianos, sobre todo en los católicos, una mala conciencia, infundiéndoles la inquietud, cuando no la vergüenza, por su propia historia. A fuerza de insistir, desde la Reforma hasta nuestros días han conseguido convenceros de que sois los responsables de todos o casi todos los males del mundo. Os han paralizado en la autocrítica masoquista para neutralizar la crítica de lo que ha ocupado vuestro lugar”. 

Y sigue diciendo el profesor Moulin: “Habéis permitido que todos os pasaran cuentas, a menudo falseadas, casi sin discutir. No ha habido problema, error o sufrimiento histórico que no se os haya imputado. Y vosotros, casi siempre ignorantes de vuestro pasado, habéis acabado por creerlo, hasta el punto de respaldarlos. En cambio, yo (agnóstico, pero también un historiador que trata de ser objetivo) os digo que debéis reaccionar en nombre de la verdad”.

De hecho, Rodney Stark (autor de uno de los tres libros recomendados), dice: “No soy católico romano, y no escribí este libro en defensa de la Iglesia, sino en defensa de la Historia”.

Los católicos, al menos, deberíamos dar un paso al frente y defender a nuestra Iglesia de los ataques maliciosos con la verdad histórica, e implícitamente nos defenderíamos nosotros mismos y fortaleceríamos nuestra fe. Cualquiera de estos tres excelentes libros puede servirnos de gran ayuda para lograr este noble y santo objetivo.

Valenciano nacido en 1974, casado y padre de una hija. Laico del Hogar de la Madre. Licenciado en Historia por la Universidad de Valencia, y Master Oficial Universitario en Historia Medieval por la misma Universidad.