Viernes, 11 Noviembre 2016 00:00

Dios o nada. Entrevista sobre la fe

Escrito por

Sin temor a equivocarnos podríamos decir que estamos ante un libro no solo muy interesante y recomendable, sino ante un libro imprescindible para toda persona que se considere católica.

¿Por qué es tan necesario este libro? Por muchas razones, pero especialmente por la deriva ideológica del mundo actual que, a su vez, acaba arrastrando en la misma dirección –en mayor o menor medida- a muchos católicos con las graves consecuencias que ello supone.

Frente a esta deriva, la confusión doctrinal, el relativismo y una “descafeinización” y “mundanización” de la religión, aquí tenemos un libro en que Nicolás Diat entrevista al cardenal Robert Sarah, el cual aboga por volver a las raíces, a lo auténtico del cristianismo, a poner a Dios en el centro de nuestros pensamientos, de nuestra acción y de nuestra vida. Sus reflexiones son un faro de luz que nos guía ante tanta confusión y desviación. Cuánto se agradece su coherencia en lo que explica, así como la forma en que lo hace, sin medias tintas, sin titubeos, sin ataduras a lo políticamente correcto que desgraciadamente tanto abundan en Occidente.

Dios o nada Portada

El cardenal habla alto y claro. Y de todos los temas: desde la misión de la Iglesia, la evangelización, la liturgia o la oración, al celibato sacerdotal, las vocaciones, la lucha contra la pobreza o las más candentes cuestiones en torno a la familia y al matrimonio.

De la ideología de género, el cardenal dice: “no veo ningún progreso posible para tal fraude. Mi inquietud se debe más al hecho de que algunos estados y organizaciones internacionales intentan imponer de cualquier modo, a veces forzado, esta filosofía”.

También en palabras del cardenal:

Si la Iglesia empieza a hablar como el mundo y a adoptar el lenguaje del mundo, tendrá que aceptar cambiar su modo de juicio moral, y en consecuencia, tendrá que abandonar su pretensión de querer iluminar y guiar las conciencias. Al hacerlo, la Iglesia tendrá que renunciar a su misión de ser para los pueblos una luz de verdad”.

“Creo que el Magisterio debe mantenerse firme como una roca. Porque si se crea una duda, si el magisterio se sitúa en relación con el momento en que vivimos, la Iglesia ya no tiene derecho a enseñar”.

“No se puede, bajo pretexto de que ya no nos escuchen, adaptar la formulación de la enseñanza de Cristo y de la Iglesia a las circunstancias, a la historia o a la sensibilidad de cada uno. Si se crea un magisterio inestable, se crea una duda permanente. Hay un enorme trabajo que hacer al respecto: hacer comprensible la enseñanza de la Iglesia manteniendo intacto el núcleo de la doctrina”.

“Creo que dejar que un sacerdote o un obispo diga cosas que socavan o arruinan el depósito de la fe, sin interpelarle, es una falta grave. Como mínimo, hay que interpelarle y pedirle que explique las razones de sus comentarios, sin dudar en exigirle que los reformule de manera conforme a la doctrina y a la enseñanza secular de la Iglesia. No podemos dejar que la gente diga o escriba cualquier cosa sobre la doctrina, la moral, lo que actualmente desorienta a los cristianos y crea una gran confusión sobre lo que Cristo y la Iglesia siempre han enseñado”.

Publicado en 2015, el fulgurante éxito de este libro ha sorprendido a la propia editorial, a los medios de comunicación e incluso a los medios eclesiásticos. Se han vendido decenas de millares de ejemplares en casi todas las lenguas.Un libro de 352 páginas pero sin una coma de desperdicio. Un libro indispensable que urge leer y reflexionar en estos tiempos.

Valenciano nacido en 1974, casado y padre de una hija. Laico del Hogar de la Madre. Licenciado en Historia por la Universidad de Valencia, y Master Oficial Universitario en Historia Medieval por la misma Universidad.