Jueves, 08 Diciembre 2016 00:00

Instrucción sobre la comunión de celiacos

Escrito por

Sobre la recepción de la sagrada Comunión bajo la sola especie del vino y uso del mosto, y bajo la especie de Pan eucarístico con formas de mínima cantidad de gluten. Normas para su aplicación.

La frecuencia con que algunos fieles vienen solicitando recibir la sagrada Comunión sin riesgo alguno para su salud, dada la intolerancia que, por unas u otras razones de salud, pueden padecer hacia alguna de las especies eucarísticas, nos ha movido a elaborar una normativa que regule tanto los posibles casos que se puedan dar, afectando de modo tan significativo a la práctica sacramental de los fieles, como la forma o el modo en que en tales casos y circunstancias se ha de proceder, teniendo en cuenta tanto la doctrina de fe como la disciplina de la Iglesia.

En este sentido, teniendo presentes las disposiciones sobre la materia de la enseñanza de los concilios y del magisterio pontificio, así como las cada vez más numerosas normativas que vienen emanando los hermanos en el Episcopado, para proveer a la salud espiritual de las personas afectadas por razones de salud, haciendo observar al mismo tiempo la doctrina y la disciplina de la Iglesia que afecta a la práctica sacramental de la santísima Eucaristía y a la participación de los fieles mencionados en la sagrada Comunión, hemos dispuesto la presente INSTRUCCIÓN «Sobre la recepción de la sagrada Comunión bajo la sola especie del vino y uso del mosto, y bajo la especie de Pan eucarístico con formas de mínima cantidad de gluten. Normas para su aplicación».

Con ella nos proponemos unificar la práctica de la Comunión en los casos contemplados y regular el procedimiento de los mismos, confiando en que, de este modo y mediante su cumplimiento, tanto los ministros de la Eucaristía como los fieles a los que se tiene presentes en esta Instrucción puedan proceder con entera garantía conscientes de su fidelidad a la fe de la Iglesia y de la plena comunión con la comunidad eclesial a cuyo servicio y a la protección tanto de la santidad de los sacramentos como de la dignidad y derechos de las personas está la disciplina de la Iglesia.

Para descargar el PDF completo, pincha aquí.

En este autor se agrupa a todos los colaboradores que escriben y colaboran con su experiencia y conocimiento para enriquecer la web.