Jueves, 13 Abril 2017 00:00

La enseñanza de la religión

Escrito por

"Las Tres Marías" (La Virgen María, María la de Betania y María Magdalena) fue la expresión que se popularizó durante la época del franquismo para las tres áreas obligatorias en todas las carreras que se superaban con facilidad: Educación Física, Religión y Política. La "poca consideración" que se tuvo con las mujeres del Nuevo  Testamento pretendía reflejar el valor que se les daba a dichas  asignatura (cuando, en realidad, la importancia de "las Marías" es mayúscula). Desde entonces, una asignatura “María” es aquella que  se aprueba sin esfuerzo, que carece de importancia.

En la actualidad, es el propio sistema educativo el que favorece la minusvaloración de estas asignaturas frente a otras que considera "troncales". El inculcar que la asignatura de Religión Católica carece de importancia lleva a radicalizar posturas en favor o en contra de  dar esa asignatura y lo que representa. Al transmitir poca importancia, o nula, a ciertas áreas de aprendizaje, estamos favoreciendo una sociedad poco plural que desperdicia el talento oculto de cada persona, y que hace desaparecer un agente socializador como la Religión. 

El Observatorio para la Libertad Religiosa y de Conciencia (OLRC), en su informe “La Clase de Religión en España: situación y ofensiva” -mayo de 2015- (que recomiendo su lectura), demostró que, en muchas comunidades autónomas españolas, se estaban reduciendo las horas lectivas de la asignatura, proliferando la aparición de carteles pidiendo que los padres no matricularan a sus hijos en la asignatura o que directamente se suprimiera. Una radicalización que  está llevando a la discriminación o acoso en sus centros escolares de  profesores de Religión Católica, y que en algunos centros no se dé  siquiera la opción de estudiar la asignatura. 

Los padres deben saber que el derecho fundamental a la Libertad Religiosa está reconocido por la Constitución Española y la Ley Orgánica 7/1980, de 5 de julio, de Libertad Religiosa, que establece  que los poderes públicos adoptarán las medidas necesarias para  facilitar la formación religiosa en centros docentes públicos. Los padres deben tener claro que la asignatura de Religión es de oferta obligatoria, y de que les asiste el derecho de que se curse, en su centro escolar, como consecuencia del Acuerdo Internacional Iglesia- Estado, concretamente el Acuerdo sobre enseñanza y asuntos  culturales, de 3 de enero de 1979 (ratificado el de 4 de diciembre de  1979). 

Vivimos unos momentos de claro y despiadado ataque a todo aquello que tiene que ver con la Religión Católica. Vivimos en una sociedad donde el silencio ciudadano perjudica enormemente a las personas y asociaciones que están dando la cara para defender la libertad religiosa. Parece ser que todo vale, o que todo está bien, cuando se trata de mancillar la enseñanza relacionada con la Religión Católica. 

Y se está, en definitiva, amenazando el derecho fundamental de los ciudadanos a participar en la vida pública sin ser difamados o discriminados por sus convicciones morales y religiosas. 

La clase de Religión no es una “María”, por el contrario, tiene un fundamento social por tres razones: la necesaria atención a la pluralidad social; los fines mismos de la educación y la historia; y la cultura y la tradición, es decir, lo que somos. La pluralidad social queda clara en regímenes democráticos donde, la clase de Religión, puede elegirse y merece un reconocimiento social; por el contrario el no reconocer y no atender la pluralidad social, es típico de los estados totalitarios. Por otro lado, en los fines de la educación está el pleno desarrollo de la personalidad del individuo, cuyos objetivos, según el Informe Delors de 1996, son aprender a conocer, aprender a aprender, aprender a hacer, aprender a convivir y aprender a ser. Por último, el fundamento social de la Religión tiene su razón “en lo que somos”, es decir en nuestra historia, cultura y tradición. ¿Cómo se  entienden las fiestas en España, el arte o la literatura desvinculados  del hecho religioso? 

Mi Blog "Católicos en la sociedad actual"

Doctor Ingeniero Agrónomo (Economía y Sociología)
Sociólogo
Master Universitario en Exclusión Social, Integración y Ciudadanía
Vicepresidente de AGEA Valencia (ONG cultural)
Editor y responsable del Blog: José Antonio Puig Camps

José Antonio Puig es autor, editor y responsable del Blog Católicos en la sociedad actual, alojado en el espacio web de www.infofamilialibre.com