Miércoles, 06 Marzo 2019 00:00

Los cuarenta días

Escrito por

Los aconteceres de nuestra existencia marcan los tiempos de nuestras vidas. A veces un solo día o una sola hora marcan el punto de inflexión de lo que seremos o podríamos haber sido. Los cuarenta días que Jesús pasó en el desierto marcaron el inicio de la comunidad cristiana.

El evangelista Mateo (Mt 4, 1-11) narra el episodio de la vida de Jesús en el desierto, 40 días y 40 noches, paso previo y necesario para que comenzara su ministerio ¿Por qué cuarenta días? Por su paralelismo histórico con el peregrinaje del pueblo israelita en su viaje a la tierra prometida por el desierto durante cuarenta años. También Moisés se preparó en el desierto con cuarenta días en ayuno y oración para recibir las Tablas de la ley. Para el evangelista Mateo, Jesús, antes de comenzar su misión de crear al nuevo Israel (la comunidad de discípulos), debe ser probado en el mismo escenario en que lo fue Moisés, el formador del Israel del Antiguo Testamento. Y pasando la prueba, Jesús demuestra que está listo para llevarnos a la Tierra prometida, que en Mateo es el Reino de Dios que Jesús mismo proclama (Mt 4:17).

Cabe agregar que el desierto también era el escenario del poder del mal y de la ausencia de protección, así como el lugar donde, en el día de la expiación, se soltaba y se abandonaba a un macho cabrío al que se le hacían llevar sobre sí todos los pecados (Lv 16:21-22). Para los cristianos este periodo de tiempo -40 días- es conocido como tiempo de Cuaresma, a lo largo del cual, son llamados a reforzar su fe mediante diversos actos de penitencia y reflexión

La penitencia es uno de los siete sacramentos de la Iglesia católica. La fe católica considera que se trata de un sacramento de curación instituido por Jesucristo, y que quienes se acerquen a él con las debidas disposiciones de conversión, arrepentimiento, y reparación reciben el perdón de Dios por sus pecados y la reconciliación con la Iglesia. Es por lo tanto un sacramento de reconciliación con Dios.

La reflexión, que siempre debe acompañar a toda reconciliación, es cuando se considera detenidamente actos y circunstancias que nos han supuesto un dolor y un alejamiento de la persona querida u ofendida. El periodo de reflexión obliga a enfrentarnos con nuestros fantasmas del pasado, con esos momentos donde la falta de lucidez ha hecho caer en la tentación. Pero toda meditación, pensamiento o reflexión obliga que se le dedique un tiempo. Nadie es capaz de hacer bien sus tareas si está distraído, si se aparta del fin perseguido. Precisamente muchos de los problemas que nos importunan en nuestra vida son respuesta a nuestra falta de atención, reflexión y expiación, mediante la realización de algún sacrificio. Quién no es capaz de dar respuesta a esos problemas entra en una dinámica de desesperación, angustia y desolación. San Ignacio de Loyola, en su libro "Ejercicios Espirituales", indica que la desolación, es toda oscuridad y confusión interior, toda propensión hacia las cosas mundanas y bajas, toda perturbación, inquietud o tentación contra la fe, la esperanza y el amor. Los pensamientos que nacen de ellas son totalmente opuestos entre sí. Por eso en tiempos de desolación no debemos revisar ninguna de las decisiones de nuestra vida espiritual, ni de nuestro estado de vida, ni hacer cambio de ninguna clase, sino perseverar en las decisiones previamente tomadas. En la desolación estamos dirigidos por el mal espíritu y somos incapaces de tener confianza, seguridad o certidumbre de lo que debemos hacer. Nos falta fe.

Jesús en el inicio de su vida pública tuvo la fe de sentirse siempre consolado por el Padre, poniéndose a prueba al enfrentarse a las tentaciones de Satanás. Una prueba de cuarenta días de ayuno, oración y penitencia. Salió reforzado, capaz de todo, hasta de compartir sus poderes con sus discípulos. El desierto de nuestras vidas es escenario propicio del poder del mal, de la ausencia de protección, de la tendencia o atracción por lo mundano, de inquietud y tentación contra la esperanza, el amor y la fe. Todo ello es parte y causa de la tristeza y el resentimiento.

Llevamos dentro la propensión humana a la mentira, la envidia y la violencia, que contaminan nuestra vida y la hacen proclive a todo tipo de estímulos que inducen al mal. Debemos limpiar nuestros corazones de toda esa contaminación con el elixir de la reflexión, oración y penitencia, que nos permitirán hacer un descanso en el camino de nuestras ajetreadas vidas. Un camino lleno de lisonjas, adulaciones interesadas que se hacen para ganar la voluntad de la persona, pero que son como la espuma del mar que flota en la superficie, pero que solo puede adornar los abismos del dolor que invade nuestro interior.

Los cuarenta días, la Cuaresma que cada año se nos regala para tomar ese elixir, debe ser aprovechada. Es un tiempo que permite tener el terreno de nuestro corazón preparado para la siembra del bien, mullido, fresco y receptivo para recibir la palabra de Dios y ser oída. Vivimos en un mundo que ofrece tantas riquezas, distracciones y preocupaciones que pronto ahogan la palabra de Dios. Seguimos abstraídos por los bienes de este mundo sin darnos cuenta de lo mucho que ya tenemos. Necesitamos de muchas cuaresmas, para reflexionar sobre nuestra vida, la vivida y la que aún nos queda por vivir. La vivida, para poner remedio al mal realizado, y la que nos quede por vivir, para cambiar y ser más entregados, más austeros, más penitentes de nuestras debilidades y desasosiegos.

Cuarenta días son pocos, pero menos es no tener ninguno para tomar más en serio nuestras vidas. Dios sabía que, con el tiempo, su pueblo se olvidaría de la estancia en el desierto con Moisés. Dios disfruta del tiempo pasado entre nosotros, pero también sabe que pronto olvidamos, que pronto nos cansamos, que nos falta resiliencia, fuerza y determinación, por eso estipuló las festividades. Cada año debemos recordar, debemos ir de nuevo al desierto, pasar esos cuarenta días con la sola compañía de Dios. 

Mi Blog "Católicos en la sociedad actual"

Doctor Ingeniero Agrónomo (Economía y Sociología)
Sociólogo
Master Universitario en Exclusión Social, Integración y Ciudadanía
Vicepresidente de AGEA Valencia (ONG cultural)
Editor y responsable del Blog: José Antonio Puig Camps

José Antonio Puig es autor, editor y responsable del Blog Católicos en la sociedad actual, alojado en el espacio web de www.infofamilialibre.com