Viernes, 28 Agosto 2020 00:00

Mis canciones de Amor

Escrito por

Muchos años dejé de componer y de cantar. El estar lejos de Dios hizo que se marchitaran mis sueños. Pero, al comenzar a caminar con Él, al volver a los sacramentos y a la oración, volvieron a florecer todos los dones y talentos que Él me había dado desde siempre.

Me enamoré de Jesús, de su amor de Dios y de su amor de Hombre. Descubrí que a Él era a quien buscaba. Su mirada, Sus manos, Su amor eterno. Sentí cómo saciaba mi sed de amor cada día en la Eucaristía. Ya no necesitaba nada más. Cambió mi vida por completo. Él tenía guardados unos jardines de rosas para que yo pintara y mostrara su belleza, Él quería darme sus canciones de amor para que yo se las cantara. Sentía que me llamaba a amarlo como Él merece y a dedicarle todas mis canciones. Comencé a pedirle en mi oración que me dejara componer para Él… parecía haber perdido ese don.

Un día, arrodillada ante el Santísimo antes de dar un testimonio a muchas mujeres, después de muchos años de no componer ni cantar, recibí una palabra de Su Corazón, Cantar de los cantares, 2,8-17: 

"¡La voz de mi amado! Helo aquí que ya viene, saltando por los montes, brincando por los collados. Semejante es mi amado a una gacela, o un joven cervatillo. Vedle ya que se para detrás de nuestra cerca, mira por las ventanas, atisba por las rejas. Empieza a hablar mi amado, y me dice: «Levántate, amada mía, hermosa mía, y vente. Porque, mira, ha pasado ya el invierno, han cesado las lluvias y se han ido. Aparecen las flores en la tierra, el tiempo de las CANCIONES ha llegado, se oye el arrullo de la tórtola en nuestra tierra. Echa la higuera sus yemas, y las viñas en cierne exhalan su fragancia. ¡Levántate, amada mía, hermosa mía, y vente! Paloma mía, en las grietas de la roca, en escarpados escondrijos, muéstrame tu semblante, DÉJAME OÍR TU VOZ; PORQUE TU VOZ ES DULCE y gracioso tu semblante». Cazadnos las raposas, las pequeñas raposas que devastan las viñas, pues nuestras viñas están en flor. Mi amado es para mí, y yo soy para mi amado: él pastorea entre los lirios. Antes que sople la brisa del día y se huyan las sombras, vuelve, sé semejante, amado mío, a una gacela o a un joven cervatillo por los montes de Béter".

Dos semanas después, compuse mi primera canción de amor a Jesús: "En medio del fuego", basada en Daniel 3, inspirada por el dolor de mi cuñado y de mi hermana por el cáncer de mi sobrino pequeño. Y así comienzan a llegar del Cielo esas canciones. 

 Ya son tres discos: "Por Quien todo fue hecho", el primero; "Corazón de María", el segundo; pero esta vez les contaré la historia del reciente trabajo, "El Silencio del Amor". 

tata

La primera canción es Quedarme en Ti . Es la ilusión de mi alma del encuentro con Jesús, el verlo llegar como el sol. Estamos enamorados los dos y sueño con ese momento en que llegue por mí. Cuando terminé de componerla, le pregunté si le gustaba, porque a mi me tocaba profundamente. Dice en el coro: 

"Sueño con ese amanecer, el verte aparecer como el sol en la montaña, y desde mi ventana amarte así, dormirme en Ti, quedarme en Ti". Al otro día recibo su respuesta a mi oración: mi amiga Anita, sin saber nada de la canción, me envía esta imagen. ¡¡Lloré tanto!!

Estrella del Mar está inspirada en Stella Maris, la Virgen como el faro que nos guía hacia buen puerto. Esa imagen de Ella me conmueve profundamente. Fue Ella quien inspiró esta canción. 

Quédate, Señor, Conmigo es la oración del Padre Pío para después de la comunión. Un día entré en la capilla y comenzó a brotar esta música. Sentí algo muy especial con ella y comencé a cantarla frecuentemente en la Eucaristía. Nos tocan dulcemente estas palabras del corazón del Padre Pío.

Es Él, ¿qué puedo decir de esta canción? ¡¡Es Él!! Mi todo. Es un canto de confianza.

El Silencio del Amor es uno de mis temas favoritos. Un sacerdote pasionista, que era mi confesor, me enseñó mucho sobre esta espiritualidad. Un día me dice que tengo que hacer una canción sobre "padecer y callar", que era la frase estrella de San Pablo de la Cruz, fundador de esta comunidad. Yo comencé a escribirla pensando en cómo demostrar mi amor a Jesús... "no tengo otra manera de decirte que te amo... tal vez en el desierto, tal vez en la tormenta, pueda decirte sí". El sueño de estar totalmente unida a Él, de amarlo en las buenas y en las malas. Él es mi amor crucificado, tengo que estar allí con Él. 

Eterna nació para el año de la Misericordia. Una canción inspirada en la confianza absoluta en que Él nos ama. Santa Faustina es una de mis santas más amadas, su diario está siempre conmigo y de allí nace esta canción. Es la invitación a confiar en su infinita Misericordia. 

Amor de verdad. Un día íbamos con Lucía, mi hija mayor, hacia el estudio de grabación, y sentí que llegaban unas frases a mi mente y le pedí que las escribiera, pues yo iba conduciendo. Ella completaba con unas suyas. Iba saliendo una canción de amor a Jesús en el noviazgo. Nos inspiró la belleza de la castidad en el noviazgo, la belleza de poder vivir el amor verdadero, con Jesús. El sueño de un amor eterno. La ilusión de que todos podamos vivir el amor de verdad y, en especial, una invitación para los jóvenes como mi hija. En esos días la grabamos sencillamente y, desde el principio, vimos cómo llegaba al corazón. La canta hermosamente Lucía.

Creeré es una canción que habla de los momentos de la vida espiritual en que, a veces, nos sentimos abandonados. Dios se esconde a veces, y eso nos hace  sufrir. Se esconde para que aprendamos a amarlo mejor en la cruz, y nos prueba en el amor. La canción habla de que, aunque esté escondido, yo creo en la promesa que me hizo en esa noche, en esa hoguera, haciendo alusión al fuego que me permitió sentir en el alma en el retiro de Emaús, y también cómo me fue enamorando. Ese amor siempre está, aunque Él se esconde. Se esconde para amarme más, se esconde para que lo ame más. "Creeré en el amor del que me hablaste ese día en que todo me entregaste, en esa hoguera, en esa noche que nunca olvidaré".

Este es el disco que Él nos fue regalando. Canciones de amor de Su Corazón para el mío, del mío para Él. Pero no se trata de mi experiencia solamente, todo esto es para cada alma a la que Él quiere llegar y tocar con su amor eterno para transformarla. 

Mis canciones son para Él, y mi ilusión es que Él se sienta amado por cada uno, que desde cada corazón sean dedicadas a Él. Por eso trabajo cada día, para que lleguen a cada corazón.

Todo mi trabajo musical está en plataformas digitales: Spotify, Deezer, Apple music, Amazon, Cdbaby, Youtube... Los invito a escucharlo y a compartirlo desde El Silencio del Amor. Para escucharlo, pincha aquí.

tata

Esposa y madre feliz. 

Artista, cantante y compositora católica. 

Media