Viernes, 04 Diciembre 2020 00:00

Hacer de la vida una misión

Escrito por

Bea Fra es una joven enfermera española, miembro del Hogar de la Madre de la Juventud. Reconoce que las tres experiencias misioneras que vivió en Ecuador le han cambiado la vida, han puesto a Dios en el centro y han transformado su vida «en una Misión».

El Señor me ha concedido un regalo inmenso al permitirme participar durante tres años consecutivos en viajes misioneros a Ecuador con el Hogar de la Madre. Para mí la misión ha supuesto un cambio en mi vida. El Señor se sirve de tu pequeña ayuda y de tu mínimo esfuerzo para enseñarte, para hablarte y para demostrarte el Amor que te tiene. Irte de Misión, salir de tu zona de confort, de tu vanidad, tu egoísmo y permitir que sea el Señor el que dirija tu vida, ofreciéndole todo a Él, es sin duda la mejor manera de vivir una vida en plenitud. 

En cada viaje que hice, pasamos un poco más de veinte días visitando familias apadrinadas, dando clase en los colegios, ayudando a construir casas, iglesias, colegios, organizando encuentros y convivencias con jóvenes, dando catequesis, haciendo visitas sanitarias a familias, etc. Además, he tenido la suerte de poder visitar dos comunidades indígenas en la selva de Ecuador y convivir con ellos durante cinco días. 

bea3

La vida que no se entrega se pudre. En Ecuador pude darme cuenta de que mi vida se estaba pudriendo, que tenía el corazón encadenado por muchas cosas superficiales que hacían que me sintiera vacía. Mi vida giraba en torno a mí misma, por eso cuando allí empecé a servir a los demás, a ponerme en disposición de hacer lo que Dios quisiera en cada momento, experimenté que mi corazón, poco a poco, se hacía más libre. 

Dar testimonio del amor del Señor me ayudó a darme cuenta del gran tesoro que es la fe. Fue un despertar para comenzar a vivir una vida según su Voluntad, que es la única forma de ser feliz. Comencé a entender que debía ordenar mi vida en Dios, dar el 100% en el amor y ponerle a Él en el centro.

Dios no se deja ganar en generosidad nunca. Si tú le dejas hacer, si vives tu vocación de ser misionero permitiendo que Él te lleve a donde quiera y hacer solo lo que Él quiera, experimentarás una alegría y una paz incomparables y, sobre todo, estarás respondiendo a tu llamada, como bautizado que eres, para ser misionero.

Por eso, animo a todos a tener una experiencia misionera y, por supuesto a hacer de su vida una Misión, a abandonarse del todo en Dios y dejarse hacer por Él.

Bea Fra Amores

bea2

En este autor se agrupa a todos los colaboradores que escriben y colaboran con su experiencia y conocimiento para enriquecer la web.