Martes, 04 Mayo 2021 00:00

Rezo del Santo Rosario en familia

Escrito por

La Virgen María en Fátima enseñó a los pastorcitos a rezar el Santo Rosario diario ofreciéndolo por la conversión de los pecadores, la paz del mundo y el triunfo de su Inmaculado Corazón. Pero no solamente a ellos, también nos lo enseña a nosotros y nos invita a que diariamente nos unamos a ella implorando su protección y cuidados maternos. ¿Qué madre no quiere lo mejor para sus hijos?

Jesús nos dio en la Cruz a su madre como madre para todos nosotros. Ella, la mejor de todas las madres, conoce nuestras necesidades, por ello nos invita a dejarnos cubrir por su manto, dejándonos su arma para poder luchar contra nuestros enemigos, para no caer ante las tentaciones de ofender a Dios. Cada Avemaría es una bomba que le lanzamos al demonio para que se aleje y una súplica para que Nuestra Madre venga a nuestro rescate.

Yo, como madre, también quiero darle lo mejor a mis hijos. Me viene a la mente una situación particular que estábamos viviendo en familia. Tenemos cuatro hijos y mi esposo, que es el único que trabaja, de pronto se quedó sin trabajo, lo que supuso un cambio y una situación muy tensa. Teníamos dos opciones: aceptarla y ofrecerla a Dios confiando en su providencia divina o quejarnos y poner en peligro nuestra fe, matrimonio y familia. Pero como Dios no se deja ganar en generosidad, se apiadó de nosotros, nos escuchó, necesitábamos pasar por la cruz para aferrarnos a Él, le consiguió trabajo a mi esposo y le dio el tiempo justo para poder ir a la Santa Misa diaria, lo que en el anterior trabajo era imposible. El Señor se valió de esa situación para que lo buscáramos con un corazón sincero. El Señor nos fue mostrando que, aunque estuviésemos pasando por la dificultad, Él estaba con nosotros y nos llenaba de su Paz, estaba todo en sus manos. Mi esposo recibió una gracia muy grande en la Santa Misa, sintió en su corazón que el Espíritu Santo le decía: “debes rezar el Santo Rosario en familia diariamente”. Cuando me lo comentó, mi primera reacción fue: “claro, sobre todo con los niños”; pero le dije: “intentémoslo”.

Confieso que al principio quería desistir, pues eran más los gritos, regaños, descontentos, que rezar. Hoy en día, viendo los frutos, ha sido un regalo de Nuestra Madre que nos mantengamos fieles en el rezo diario del Santo Rosario en familia, ¡con niños! Nos ha pasado que si, por alguna razón no podemos rezarlo y mis hijos lo hacen solos; tienen en su corazón que antes de dormirse hay que ponerse en manos de Dios por medio de Nuestra Madre.

De igual forma debemos seguir alerta. El rezo diario del Santo Rosario debe estar acompañado de los mandamientos, sacramentos y confesión frecuente; estos tienen que ser nuestro pilar. Participar de la Santa Misa, buscar una relación más íntima con Nuestro Señor, contándole nuestra vida, luchas, miserias, abriéndole nuestro corazón para que lo sane y lo llene de Él. Así estamos teniendo una base firme y segura ante nuestros enemigos del alma: carne, mundo y demonio. Y la Virgen, que es nuestra madre, nos invita a que, por medio de ella, nos dejemos llevar a su Hijo. Ella es la escalera que Nuestro Dios quiso utilizar para bajar a la tierra, utilicémosla también nosotros para llegar a Él. Ella nos cuida, protege, nos ama, está pendiente de los detalles más mínimos con nosotros, nos lleva a su Hijo, nos acompaña, conoce nuestras luchas, ¿no vamos a acudir a ella?, ¿no vamos a pedirle que nos arrope en su corazón inmaculado y nos lleve a su hijo?, ¿no vamos a utilizar su arma más preciada, rezando diariamente el Santo Rosario? ¡¡¡Por supuesto que hay que hacerlo, aun si eres familia numerosa!!!

Dios y nuestra Madre los bendigan.

Vanessa Bello

En este autor se agrupa a todos los colaboradores que escriben y colaboran con su experiencia y conocimiento para enriquecer la web.