Viernes, 25 Junio 2021 00:00

Ideas para hacer crecer la fe en verano

Escrito por

¡El verano está a la vuelta de la esquina! Los días se están haciendo más largos, los niños están llegando al final del curso, y los días comienzan a ser calurosos. Muchas parroquias también finalizaron las catequesis en el mes de mayo, normalmente con la celebración de los sacramentos de la Primera Comunión y la Confirmación. Dicho esto, las catequesis y los deberes están llegando a su fin. Y por si fuera poco, también llegan las actitudes de descanso y relax propias del verano. ¡Por algo los llaman los “días de perros del verano”!

Sin embargo, ¡nunca debemos adoptar la actitud de retroceder y relajarnos con nuestra fe! Después de todo, nuestro Señor dijo a la Iglesia de Laodicea: “Por eso, porque sois tibios, ni fríos ni calientes, os sacaré de mi boca (Apocalipsis 3:16)”. En lugar de descansar de la formación en la fe en verano, ¡qué tiempo tan perfecto para aprender y crecer más! Los niños tienen horarios muy relajados y, por tanto, más tiempo para sumergirse en nuevos temas, explorar nuevas devociones y leer más sobre la Iglesia y sus santos.

ORACIÓN
Nuestra vida de oración suele ser una de las primeras víctimas de nuestra mentalidad veraniega. Tendemos a quedarnos despiertos hasta tarde, luego a dormir hasta tarde para compensar el cansancio y, en general, dejamos que nuestra disciplina de oración se desvanezca en el fondo de las salidas y reuniones de verano. He aquí algunas ideas de cómo puedes preparar tu vida de oración para el verano:

- ¡Ve a misa diaria! Normalmente hay mucho más tiempo en nuestros horarios durante los meses de verano y qué manera más perfecta de pasar ese tiempo que en misa. Allí puedes unir tus oraciones con las de toda la Iglesia y recibir muchas gracias a través del recibir a Nuestro Señor en la Eucaristía.

- ¡Levántate pronto para rezar! El sol sale mucho antes y las mañanas de verano son un tiempo glorioso que pasar con el Señor. ¿Por qué no salir temprano para alabar a Dios en su preciosa creación? Si vas a hacer un viaje a la playa, a un lago o a las montañas (o vives cerca de uno de estos sitios), ¿por qué no planear un rosario de la aurora una mañana con tu esposo/a y tus niños? Si aún no lo rezas, aprende una oración para ofrecer el día y empieza a rezarla todos los días por la mañana. Enseña a tus hijos esta oración y hacedla juntos como familia.

- ¡Reza el rosario! Escoge un horario fijo para rezar el rosario en familia. También podéis comprar CDs de audio del rosario para escucharlo en el coche cuando vayáis de vacaciones o simplemente por la ciudad.

- Haz un calendario de oración. Entre todos, elegid una persona diferente para cada día del verano, para que tu familia ofrezca oraciones y sacrificios por ella. Incluid a miembros de la familia, amigos, profesores, vecinos y no os olvideis de rezar por el Papa, vuestro obispo y vuestro párroco.

APRENDE
Cuando pensamos en el verano, nos viene a la cabeza el hecho de que se ha acabado el colegio y ya no hay más deberes. Por supuesto que esto es cierto, ¡y tus hijos se alegrarán de que así sea! Sin embargo, los días más largos y la ausencia de tareas escolares nos dan un tiempo adicional en el que podemos aprender más sobre nuestra fe.

(Nota de Infofamilialibre: este artículo es una traducción del original en inglés, por lo que algunos enlaces que la autora facilita a continuación, conducen a páginas web en inglés).

- La Iglesia Católica nos ha hecho un regalo inmenso con la vida de los santos. Hay muchos libros muy buenos, tanto para adultos como para niños, sobre los santos. Algunos se pueden encontrar en The Catholic Company. También puedes consultar la sección de santos en Catholic Inspired para realizar actividades y manualidades.

- Aprende más sobre la Biblia. Todas las mañanas, tal vez mientras desayunas o justo después, lee una historia de la Biblia. Esta es una buena manera de aprender más sobre la Biblia y todo lo que Dios ha hecho por nosotros.

- Lee el Catecismo de la Iglesia Católica. Puede parecer enorme y desalentador, pero te sorprenderá lo sencillo y lo fácil de entender que es. Aquí tienes un enlace del Catecismo en español, por si no tienes una copia impresa: Catecismo de la Iglesia Católica.

CARIDAD
Durante las vacaciones de verano, ¿por qué no tender la mano a los demás y mostrarles el amor que Dios y Nuestra Madre tienen por ellos? Probablemente puedes pensar en personas de tu vida a las que puedes tender la mano, pero aquí hay algunas ideas más:

- Visita a alguien que esté solo. Tal vez a algún abuelito, vecino o a alguien que esté en una residencia de ancianos o en un hospital.

- Escribe una carta a algún amigo o familiar que viva lejos. Haz que tus hijos diseñen y hagan tarjetas de felicitación para sus seres queridos.

- Ayuda a tus hijos a encontrar una nueva forma de ayudar a los miembros de la familia en casa. Tal vez puedan encargarse de una nueva tarea o de enseñar a algún hermano algo nuevo.

- Invita a tus amigos a misa y después a tu casa a comer.

INTERNET
Si se utiliza con prudencia, internet puede proporcionar una gran cantidad de actividades positivas para el verano. ¡Solo recuerda controlar tu tiempo para no perderte en el agujero negro de internet!

- Apúntate a una Escuela Bíblica de Vacaciones (EBV) casera con Holy Heroes. Ve a la página web, desplázate hasta el final y haz clic en Summer Faith Adventure. Es gratis y divertido.

- Ve a Catholic Toolbox  y elige un juego para hacer y jugar.

- Ve a Illuminated Ink y echa un vistazo a sus increíbles materiales de arte, kits de manualidades, carteles para colorear y mucho más. Ten en cuenta que sus productos cuestan dinero.

CREA
Las horas extra de tu día pueden darte a ti y a tus hijos una gran oportunidad para poner en marcha tu creatividad en algunos proyectos muy interesantes. Aunque hay montones de proyectos de todo tipo que podéis hacer, ¿por qué no incorporar también vuestra fe en algunos de vuestros esfuerzos? Aquí tienes unas cuantas ideas para dar rienda suelta a tu creatividad:

- Ayuda a tus hijos a hacer un altar en algún lugar de vuestra casa. Si ya tenéis uno en algún lugar central de la casa, puedes ayudarles a crear uno mini en su habitación. Algunas cosas que puedes incluir son un crucifijo, imágenes del Señor y de la Virgen, una Biblia, un rosario, estampitas y/o estatuas de Santos.

- Crea un “Jardín de María” en tu patio delantero o trasero. Puedes buscar ideas en internet buscando “Mary Gardens”.

- Haced rosarios caseros. Hay muchas maneras de hacerlos. Hay tutoriales en internet para hacerlos con todo tipo de materiales: cordeles, metales preciosos, cuentas de artesanía…

- ¡Crea en la cocina! La cocina es muy divertida, sobre todo cuando se incorpora toda la familia. En internet puedes encontrar ideas de recetas inspiradas en la fe. En Catholic Cuisine hay miles de ideas de recetas de tema litúrgico.

Como puedes ver, hay muchas maneras de seguir aprendiendo y hacer crecer nuestra fe en los meses de verano. El reto puede ser simplemente decidir cuáles son para ti y tu familia. He aquí una última idea para prepararte para el increíble verano que me encantaría que tuvieras: coge el calendario en una mano y el rosario en la otra. Arrodíllate ante la Virgen y ofrécele un rosario por la intención de los planes de verano de tu familia. Pídele que te ayude a planificar bien el verano y que no permita que se te escape sin darlo todo a Nuestro Señor. ¡Feliz y santa planificación!

Traducción del artículo original en inglés escrito por Mónica Martínez.

En este autor se agrupa a todos los colaboradores que escriben y colaboran con su experiencia y conocimiento para enriquecer la web.