Hna. Estela Morales

Hna. Estela Morales, SHM. Hija de Dios y cristiana. Misterio para mí, y desconocida para ti.

Me gusta estar con mi Amigo, el silencio, la vida sencilla junto a mis hermanas, contemplar la naturaleza, leer, las zapatillas con remiendos y la pasta con mucho tomate, y chorizo si hay.

No va conmigo : La Masonería, la imposición arbitraria, el autoritarismo, los ordenadores, los móviles, perder un partido de balonmano, y tener un blog en una página web

Admiro a los cristianos perseguidos, a las madres, a los que son como niños, a los que aman sin condiciones, a los que saben dominarse, a los paracaidistas, a la buena de Valeria, una enamorada de Dios  que con solo quince años consiguió llegar a la meta y a alguno más …

Viernes, 26 Marzo 2021 00:00

Aquel que se salva sabe

Hoy vamos a profundizar en el primer programa de un nuevo bloque temático de la serie “Marcando el Norte” que lleva por título: “Aquel que se salva sabe” y que, haciéndose eco de la conocida coplilla popular, se introduce en uno de los más importantes interrogantes de toda la historia de la humanidad: ¿Por qué existo? ¿Qué tengo que hacer con mi vida?

Síntesis:

La Iglesia es el pueblo de la Cruz y camina siempre “Tras las Huellas del Nazareno”. Nacida en el Calvario, a sus cuatro notas distintivas –una, santa, católica, apostólica – habría que añadir una quinta característica: “y perseguida”. 

Nikola Djukic es natural de Serbia. Nikola nos sorprende desde su primera intervención en el programa al afirmar: “Yo he recibido esta gracia: soy un exdrogadicto”. Es difícil no emocionarse cuando sigues escuchándole explicar: “Yo digo esa “gracia”, y digo que gracias a Dios fui un drogadicto, porque a través de esa cruz, Dios me ha permitido conocerlo”.  

Tras las Huellas del Nazareno, la serie de la Fundación EUK Mamie-HM Televisión sobre la persecución actual que sufren los cristianos en muchas partes del mundo, presenta este nuevo y conmovedor testimonio. El P. Luis Montes lleva veinte años en Medio Oriente, los seis últimos en Irak. El peligro – como nos relata en su testimonio – es grande, pero este entregado religioso no se plantea abandonar Irak ni a los cristianos iraquíes. Con la serenidad de quien ha meditado profundamente su decisión, afirma: “Estamos sirviendo a un pueblo mártir ¿Irnos? No, no, no, no”.