¡Vacaciones!

Llegadas estas fechas, todo el mundo habla de las bien merecidas vacaciones. Necesitamos descansar, hacer un alto en nuestras labores, en nuestros trabajos, los niños en sus estudios… Y como ahora todo es tema de debate en radios y televisiones, se discute si las vacaciones son un derecho o no...

Agosto 17, 2017 by Alberto Cañas

Edificar la Iglesia doméstica

Edificar la Iglesia domésticaPrácticas familiares para habitar en la Iglesia Juan Antonio Reig PláObispo de Alcalá de HenaresVicepresidente del Pontificio Instituto Juan Pablo IIpara estudios sobre...

Agosto 16, 2017 by Mons. Juan Antonio Reig Pla

Asamblea familiar

La verdad es que no sé de dónde saqué la idea, pero está resultando ser estupenda. 

Agosto 14, 2017 by Judit Hernández

Recetas y trucos

Helado de Plátano

En el verano lo que mas nos gusta en casa en comer helado, pero mejor si son naturales y comen...

Recomendamos

Ángeles de Dios

¡Hola a todos! Hoy os traigo una canción que seguro que la habéis oído en alguna ocasión.

Profundizando en el Adviento

En este mes de diciembre, el mundo vive envuelto en un clima de prisas, en períodos de cierre, examenes finales, mucha actividad, frenetismo, el corazón puesto en las compras...

Ante esto, la Iglesia propone justo lo contrario: el inicio del año litúrgico, un período de preparación, de silencio y reverencia con motivo del nacimiento de Dios, que se encarna en María Virgen tomando nuestra condición débil y siendo en todo igual a los hombres menos en el pecado. 

Pensándolo bien, es para volverse loco, ¡Dios hecho Niño, Dios como yo, Dios en la historia!

El Adviento no sólo sirve para preparar la Navidad, sino que también supone una preparación para su parusía; porque la Iglesia abre y cierra el año litúrgico con la perspectiva de la venida gloriosa de Cristo con la fiesta de Jesucristo Rey del Universo, con la mirada puesta en las bodas eternas que ella, como esposa, espera con una especie de anhelante impaciencia.

Este tiempo litúrgico, a mayor escala, es lo que debe ser nuestra vida, un tiempo de preparación y espera en la venida del Señor. Esperar significa creer o saber que sucederá una cosa, es tener esperanza de lograr o de que se realice algo que se desea. Debemos examinar cómo es nuestra espera, cómo es mi espera, ¿en qué espero realmente, en qué tengo puesta mi esperanza?

No nos cansemos de pedir a Dios que venga. “¡Maranatha!”, es la expresión de origen arameo que se transcribió al griego compuesta de dos términos (מרנא תא: μαρανα θα, maranâ thâ; o מרן אתא: μαραν αθα, maran athâ) y que significa 'El Señor viene'. 

Ojalá sepamos aprovechar este tiempo de Adviento y nos determinemos a hacer de nuestra vida un verdadero templo en el que el Niño que viene pueda habitar. Construyámoslo de forma delicada, pero no cursi; sí con ternura, pero sin sensiblerías; sí esperando, pero no impasibles, sino con apremiante urgencia que nos lleve a amar siempre y en toda circunstancia, con todo lo que conlleva la palabra "amar".

Para terminar, aparte del vídeo que nos anima a vivir bien este tiempo, os dejo algunos fragmentos sobre el Adviento de nuestro papa emérito Benedicto XVI, que tanto bien ha hecho a la Iglesia con su magisterio:

"Reflexionemos brevemente sobre el significado de esta palabra, que se puede traducir por "presencia", "llegada", "venida". En el lenguaje del mundo antiguo era un término técnico utilizado para indicar la llegada de un funcionario, la visita del rey o del emperador a una provincia. Pero podía indicar también la venida de la divinidad, que sale de su escondimiento para manifestarse con fuerza, o que se celebra presente en el culto. Los cristianos adoptaron la palabra "Adviento" para expresar su relación con Jesucristo: Jesús es el Rey, que ha entrado en esta pobre "provincia" denominada tierra para visitar a todos; invita a participar en la fiesta de su Adviento a todos los que creen en él, a todos los que creen en su presencia en la asamblea litúrgica. Con la palabra adventus se quería decir substancialmente: Dios está aquí, no se ha retirado del mundo, no nos ha dejado solos. Aunque no podamos verlo o tocarlo, como sucede con las realidades sensibles, él está aquí y viene a visitarnos de múltiples maneras. 

[...]

En la vida, el hombre está constantemente a la espera: cuando es niño quiere crecer; cuando es adulto busca la realización y el éxito; cuando es de edad avanzada aspira al merecido descanso. Pero llega el momento en que descubre que ha esperado demasiado poco si, fuera de la profesión o de la posición social, no le queda nada más que esperar. La esperanza marca el camino de la humanidad, pero para los cristianos está animada por una certeza: el Señor está presente a lo largo de nuestra vida, nos acompaña y un día enjugará también nuestras lágrimas. Un día, no lejano, todo encontrará su cumplimiento en el reino de Dios, reino de justicia y de paz.

[...]

Existen maneras muy distintas de esperar. Si el tiempo no está lleno de un presente cargado de sentido, la espera puede resultar insoportable; si se espera algo, pero en este momento no hay nada, es decir, si el presente está vacío, cada instante que pasa parece exageradamente largo, y la espera se transforma en un peso demasiado grande, porque el futuro es del todo incierto. En cambio, cuando el tiempo está cargado de sentido, y en cada instante percibimos algo específico y positivo, entonces la alegría de la espera hace más valioso el presente. Queridos hermanos y hermanas, vivamos intensamente el presente, donde ya nos alcanzan los dones del Señor, vivámoslo proyectados hacia el futuro, un futuro lleno de esperanza. De este modo, el Adviento cristiano es una ocasión para despertar de nuevo en nosotros el sentido verdadero de la espera, volviendo al corazón de nuestra fe, que es el misterio de Cristo, el Mesías esperado durante muchos siglos y que nació en la pobreza de Belén."

(Benedicto XVI, homilía en las primeras vísperas de Adviento, 28 de noviembre de 2009)

Media

Miriam Ferrer

Graduada en Historia del Arte por la Universitat de València. Actualmente cursando un Máster en Historia del Arte y Cultura Visual. 
Veterana del Hogar de la Madre de la Juventud y administradora de la página de Facebook de Infofamilialibre.

Dejar un comentario