Santa Isabel de Portugal

Hacia el año 1270 nacía en Zaragoza Isabel, hija de Pedro III de Aragón y Constanza de Sicilia, una niña muy especial cuyo carácter piadoso ya se vislumbraba en su infancia y que fue aún más reforzado con una esmerada educación.

Enero 6, 2018 by Sole Martín

Los Reyes Magos, nuestros aliados

Os quería transmitir una experiencia de estas Navidades que nos ha resultado muy eficaz con uno de nuestros hijos. No sabéis lo que le ha...

Enero 6, 2018 by María de Selva

Espíritu Santo y matrimonio

No es casualidad que Luigi y María Quattrocchi, primeros esposos beatificados conjuntamente como matrimonio, estén enterrados en el  santuario dedicado a la advocación de Nuestra...

Enero 3, 2018 by P. Félix López

Recetas y trucos

Budín de pan

Hoy os quiero dejar una receta con la que uno siempre puede quedar muy bien con sus invitados, y además...

Recomendamos

¡Qué bello es vivir!

Dentro de la programación navideña de las cadenas televisivas, se ha convertido en tradicional encontrar una tarde de cine en...

Espíritu Santo y matrimonio

No es casualidad que Luigi y María Quattrocchi, primeros esposos beatificados conjuntamente como matrimonio, estén enterrados en el  santuario dedicado a la advocación de Nuestra Señora del Divino Amor (o del Espíritu Santo). Ellos vivieron con un solo corazón, entendiendo que el matrimonio es una comunión de vida entre el hombre y la mujer siguiendo la imagen de Dios, Uno y Trino.

A tiempo y a destiempo

“Proclama la palabra, insiste a tiempo y a destiempo, arguye, reprocha, exhorta con toda magnanimidad y doctrina.” (2 Timoteo 4, 2). Estas palabras que san Pablo preceptúa a Timoteo es un reclamo que podemos y debemos hacer nuestro: predicar a Cristo en cualquier momento y circunstancia. 

Las necesidades afectivas de los niños

Cada niño es distinto y eso lo constatan de modo especial las madres de familia numerosa. Es asombroso ver cómo de los mismos padres salen hijos tan parecidos y tan diferentes al mismo tiempo. Pero todos, todos, necesitan del afecto de sus padres. Ahora viene la pregunta del millón: ¿Cuál es la medida de afecto adecuada para cada niño? Porque algunos pensarán que todo cariño es poco, que cuanto más, mejor. Y eso es verdad, pero al mismo tiempo se corre el peligro de hacer niños blandos cuando se les rodea de tanto afecto que no hay margen para la exigencia y la educación en las virtudes. 

Matrimonio y don de piedad

A lo largo de nuestros artículos, hemos repetido numerosas veces la importancia de contar con la gracia que otorga el sacramento del matrimonio para la vida de los esposos. En cuanto vocación a la santidad, el matrimonio, como cualquier otra vocación,  es una tarea irrealizable con las solas fuerzas de los esposos.

Ana desea ser feliz

Ana, gracias por tu respuesta tan agradecida. Me conmovieron vivamente tus palabras, que brotaban radicalmente del interior. ¡Verdaderamente sólo con el corazón se puede ver pues “lo esencial es invisible a los ojos” (Saint-Exupéry)!