Oración a San Miguel Arcángel

Me ha llamado mucho la atención que el Papa Francisco nos pida que recemos el Santo Rosario, que concluyamos con la oración “Bajo tu amparo” y con una antigua oración a San Miguel Arcángel. 

Diciembre 4, 2018 by Alberto Cañas

Conocerse para conocer: nº3- Actitudes básicas del ser humano

Descarga el audio (clic con el botón derecho y "guardar enlace como...") Esta charla es la tercera del cursillo "Conocerse para conocer". Para escuchar el resto...

Noviembre 30, 2018 by Humberto Velázquez Muñoz

La concupiscencia

El hombre ha sido creado “a imagen de Dios” y, en cuanto tal, está llamado a vivir en comunión personal con sus semejantes y con el...

Noviembre 27, 2018 by P. Félix López

Recetas y trucos

Humus

Hoy, la receta en inglés viene de Nancy Rodríguez. Nos va a enseñar a hacer humus.

Recomendamos

Divino Niño

¡Ya estamos muy cerca de la venida del Niño Dios al mundo! ¡Dios se hace niño para venir a salvarnos!

10 formas para reforzar vuestra relación matrimonial

Muchas veces, la presión y el estrés pueden dañar nuestra relación matrimonial sin darnos cuenta. La rutina, los quehaceres del día a día, trabajo que nos llevamos a casa, fechas para cumplir proyectos… hace que nos olvidemos de nuestro cónyuge o que no lleguemos a disfrutar el poco tiempo que estemos con él/ella. Para eso, os traemos hoy 10 formas para reforzar vuestra relación matrimonial.

10 frases que nos dice la Biblia sobre cómo amar a nuestra esposa

Adán estuvo solo por el mundo y Dios supo que no estaba bien, así que le dio a Eva, su esposa. Nosotros somos como Adán: andamos solos por el mundo hasta que encontramos a nuestra “Eva”. Ese es un momento de gozo, pues es cuando encontramos a nuestra compañera para toda la vida y a la que ha de llegar con nosotros al Cielo.

Pero para eso tenemos la gran responsabilidad de amar y honrar a nuestra esposa como Cristo hizo por la Iglesia. Para eso la Biblia nos da varios consejos de los cuales voy a mencionar diez: 

Familias numerosas II (Mi experiencia)

Cuando tenía unos 16 años, los clérigos de San Viator, con los que estudiaba en su colegio de Madrid, me propusieron, a través del subdirector y gran amigo Ignacio González de Zárate, si quería estudiar en su seminario de Valladolid el C.O.U. ,y despué,s los estudios universitarios que eligiese y con el tiempo formar parte de su comunidad; me conocían desde los 6 años, formaba parte de sus grupos de juventud C.A.L. (Centro de Animación Litúrgica) y de Tierras Nuevas (catequesis para la Confirmación): en definitiva, daba el perfil. Me sentí orgulloso, agradecido y honrado por la propuesta, pero les dije que mi vocación era otra: formar una familia.

Espíritu Santo y matrimonio

No es casualidad que Luigi y María Quattrocchi, primeros esposos beatificados conjuntamente como matrimonio, estén enterrados en el  santuario dedicado a la advocación de Nuestra Señora del Divino Amor (o del Espíritu Santo). Ellos vivieron con un solo corazón, entendiendo que el matrimonio es una comunión de vida entre el hombre y la mujer siguiendo la imagen de Dios, Uno y Trino.

A tiempo y a destiempo

“Proclama la palabra, insiste a tiempo y a destiempo, arguye, reprocha, exhorta con toda magnanimidad y doctrina.” (2 Timoteo 4, 2). Estas palabras que san Pablo preceptúa a Timoteo es un reclamo que podemos y debemos hacer nuestro: predicar a Cristo en cualquier momento y circunstancia. 

Las necesidades afectivas de los niños

Cada niño es distinto y eso lo constatan de modo especial las madres de familia numerosa. Es asombroso ver cómo de los mismos padres salen hijos tan parecidos y tan diferentes al mismo tiempo. Pero todos, todos, necesitan del afecto de sus padres. Ahora viene la pregunta del millón: ¿Cuál es la medida de afecto adecuada para cada niño? Porque algunos pensarán que todo cariño es poco, que cuanto más, mejor. Y eso es verdad, pero al mismo tiempo se corre el peligro de hacer niños blandos cuando se les rodea de tanto afecto que no hay margen para la exigencia y la educación en las virtudes. 

Matrimonio y don de piedad

A lo largo de nuestros artículos, hemos repetido numerosas veces la importancia de contar con la gracia que otorga el sacramento del matrimonio para la vida de los esposos. En cuanto vocación a la santidad, el matrimonio, como cualquier otra vocación,  es una tarea irrealizable con las solas fuerzas de los esposos.

Las cookies facilitan la prestación de nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, usted acepta que utilizamos cookies.
De acuerdo