Condenada al ostracismo

Ostracismo: 1. En la Grecia antigua, destierro a que se condenaba a los ciudadanos que se consideraban sospechosos o peligrosos para la ciudad. 2. Aislamiento voluntario o forzoso de la vida pública que sufre una persona, generalmente motivado por cuestiones políticas.

Octubre 20, 2019 by Mercedes Lucas

Abrid las puertas para Cristo

Como ya os he contado con anterioridad, para mí, las vacaciones de verano vienen siendo un tiempo de reflexión y encuentro más intenso con Cristo...

Octubre 4, 2019 by Mercedes Lucas

La Eucaristía: escándalo y necedad

El anuncio del Evangelio enfrentó cara a cara dos pueblos muy distintos, porque —ciertamente— judíos y gentiles tenían dos formas muy distintas de conocer, de...

Septiembre 17, 2019 by Hna. Beatriz Liaño

Recetas y trucos

Humus

Hoy, la receta en inglés viene de Nancy Rodríguez. Nos va a enseñar a hacer humus.

Recomendamos

La reina de mis cuentos

Hoy os quería recomendar una canción de Felipe Gómez, un cantante colombiano, padre de seis hijos y con un testimonio precioso...

Abiertos a la vida

¡Qué importantes somos las mujeres para Dios! Somos cooperadoras con Él para dar la vida. ¡IMPRESIONANTE! Si lo pensamos con detenimiento, nos puede llegar a poner los pelos de punta. El Señor se vale de las madres para el milagro de la vida.

La creación y la procreación

Veíamos en nuestro último artículo, que para entender la visión cristiana del hombre, es muy importante entender que lo decisivo en el origen del hombre es la creación de cada individuo, que por eso se convierte en una persona irrepetible.

Lo que no se dice de los niños con ADN de tres progenitores

La historia de los niños con tres progenitores (dos madres y un padre) comenzó en febrero de 2015, cuando la Cámara de los Comunes del Reino Unido aprobó la solicitud de un equipo de investigación canalizada a través de la Human Fertilisation and Embryology Authority (HFEA).

Procreación responsable: criterios objetivos

Leemos en la Constitución pastoral Gaudium et spes, punto 48: “(...) Por su índole natural, la institución del matrimonio y el amor conyugal están ordenados por sí mismos a la procreación y a la educación de la prole, con las que se ciñen como con su corona propia. De esta manera, el marido y la mujer, que por el pacto conyugal ya no son dos, sino una sola carne (Mt19,6), con la unión íntima de sus personas y actividades se ayudan y se sostienen mutuamente, adquieren conciencia de su unidad y la logran cada vez más plenamente. Esta íntima unión, como mutua entrega de dos personas, lo mismo que el bien de los hijos, exige plena fidelidad conyugal y urge su indisoluble unidad”.

Moralidad de los métodos naturales (II)

La labor de la educación para la vida requiere la formación de los esposos para la procreación responsable. Esta exige, en su verdadero significado, que los esposos sean dóciles a la llamada del Señor y actúen como fieles intérpretes de su designio, abriendo generosamente la familia a nuevas vidas y, en todo caso, permaneciendo en actitud de apertura y servicio a la vida incluso cuando, por motivos serios y respetando la ley moral, los esposos optan por evitar temporalmente o durante un periodo indeterminado un nuevo nacimiento.

Grupo Hogar

Las cookies facilitan la prestación de nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, usted acepta que utilizamos cookies.
De acuerdo