José J. Escandell

José J. Escandell

Mi Blog "Pensamientos para vivir bien" 

Doctor en Filosofía. He sido profesor en la Universidad CEU San Pablo, la Universidad Eclesiástica San Dámaso y en la Universidad Internacional de la Rioja (UNIR). Profesor de enseñanza media, actualmente ejerzo la docencia en un Instituto de Educación Secundaria de Madrid. Casado y padre de cinco hijos. He publicado diversos trabajos científicos, especialmente de metafísica y antropología, y sobre la figura de Antonio Millán-Puelles. También participo en programas de radio y en periódicos de internet.

José J. Escandell, es autor, editor y responsable del Blog Pensamientos para vivir bien, alojado en el espacio web de www.infofamilialibre.com 

Web URL::

Escuela y vida (1ª parte)

Una de las razones por las que hay estudiantes que chocan contra los estudios, es lo que llamaré el «desajuste vital». En estos casos sucede que, entre lo académico que se les ofrece y exige en las clases, y la vida que ellos tienen, con sus expectativas y proyectos, no hay ajuste, no hay encuentro. Lo académico es extraño, ajeno a lo vital que en ellos hay. (No me refiero, pues, a que este desajuste se dé siempre: solamente acontece a algunos alumnos que fracasan en los estudios).

Sobre la esencia del cristianismo

En el siglo XVIII se ha gritado que la Iglesia sea destruida. El siglo XIX es el siglo del ateísmo y el siglo XX es el siglo del olvido de Dios. El espíritu cristiano ha entrado en el siglo XX con temor hacia la filosofía. Por todas partes crecen las voces anticristianas. La filosofía es vista como enemiga. La filosofía está personalizada en Hegel y en el positivismo. Hay prevención hacia la filosofía racionalista o idealista y hay prevención hacia la ciencia empírica.

Votar en conciencia

Hay propuestas que los diputados votan «en conciencia». Se nos pide a los electores que nos tomemos en serio nuestro acto y votemos «en conciencia». Debe ser porque podríamos hacerlo sin ella, o porque así nos comportamos en otros asuntos. Se vota «en conciencia», por ejemplo, la legislación sobre el aborto o el divorcio, pero no se apela a la conciencia para votar los presupuestos generales del Estado o las leyes de circulación. La conciencia es de quita y pon.

Suscribirse a este RSS
Las cookies facilitan la prestación de nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, usted acepta que utilizamos cookies.
De acuerdo