Viernes, 09 Abril 2021 00:00

El efecto abortivo de la píldora anticonceptiva

Escrito por

Os quiero hablar de por qué tantas personas (quizá incluso tú que lees esto) piensan que la píldora es un anticonceptivo y no un abortivo.

No quiero asustarte, pero la píldora tiene varios efectos (como comentamos en el pasado post) que son antiimplantatorios y, por tanto, abortivos.

¿Por qué? Se debe a una definición que dio el Colegio americano de ginecólogos y obstetras (ACOG) en 1965, donde se definía el comienzo de la gestación como la implantación del embrión en el endometrio (el revestimiento de la pared uterina). El problema con esta definición es que la etapa entre la fertilización y la implantación queda “en tierra de nadie”. Sabemos por la ciencia que desde la fecundación del óvulo por el espermatozoide existe un nuevo ser, una persona distinta del padre y de la madre con su carga genética propia. El cigoto (la célula procedente de la fecundación) es una célula que posee en sí misma toda la maquinaria celular necesaria para su desarrollo siempre que se le den las adecuadas condiciones. Por supuesto necesita vivir dentro del cuerpo de la madre. Por supuesto necesita implantarse en el útero como etapa necesaria de su desarrollo. Allí continuará su crecimiento y formación hasta que, aproximadamente 38 semanas después, en el parto, pueda vivir su vida independiente del cuerpo de la madre, y salga al exterior.

Pues bien, la píldora anticonceptiva (y otros anticonceptivos como el DIU) por diferentes mecanismos impiden la implantación, que no es el comienzo del embarazo, sino una etapa más en su desarrollo. Como puede comprobarse es una fecha absolutamente arbitraria, de igual modo podría haberse elegido la formación de la placenta, del corazón o de las orejas (por llevarlo al ridículo). Sin embargo se eligió la implantación, ¿por qué ese momento y no otro? Porque precisamente en el momento de la definición (1965, en plena revolución sexual) se realizaba la difusión de la píldora anticonceptiva que, como uno de los mecanismos químicos presentaba la imposibilidad de la implantación. En aquel momento todavía la sociedad era hostil al aborto y por tanto, de haber conocido que la píldora tenía un efecto abortivo, es muy posible que hubiese tenido mucha menos difusión. Con esta definición el Colegio de ginecólogos americanos pudo blanquear la imagen de la píldora, haciéndola mucho más amable, inocua y benéfica de lo que en realidad era y es.

Por este motivo debemos tener claro que la vida humana comienza en la fecundación y no en la implantación. Por este motivo entre otros muchos la píldora anticonceptiva es violencia contra la mujer.

Helena Marcos

foto gravatarLaica consagrada en las Apóstoles de los Corazones de Jesús y María (ACIM), miembro de los Grupos de Oración del Corazón de Jesús (GOCJ)

Médico especialista en Medicina de Familia y Comunitaria. Médico consultor en Naprotecnología, ejerce su trabajo actualmente en la consulta de Fertilidad del COF de la Diócesis de Getafe.

Monitora certificada en Sistema Creighton. 

Vicepresidenta de los FertilityCare Centers of Spain.  Socia fundadora de la Asociación Española de Naprotecnología. 

https://www.infofamilialibre.com/index.php/la-vida-y-tu