María de Selva

Economista por la Universidad de Navarra. He sido profesora ayudante de Macroeconomía en la Universidad de Zurich, gerente de Aguirretel SL y documentalista de la Asociación Valenciana de Empresarios, entre otras cosas. Actualmente, soy ama de casa y madre, a tiempo completo de cinco pequeños, aunque en mis tiempos libres colaboro con distintas actividades educativas y completo mis estudios de postgrado en la UPV.

Martes, 26 Mayo 2020 00:00

Lo que verdaderamente importa

Todos nos hemos casado con mucha ilusión, queriendo hacer realidad nuestros sueños, construir la familia que siempre soñamos. Y luego la vida nos lleva generalmente por otros derroteros y el reto es ir descubriendo la mano de Dios en cada acontecimiento. Realmente no es un reto, es la realidad: nuestra vida está en Sus manos y solo si las cogemos bien fuerte somos capaces de superar tantas pruebas.

Lunes, 04 Febrero 2019 00:00

Hablar de sexo... ¿con mis hijos?

Cada vez los niños se enteran antes de cómo es el mundo de los mayores. Las imágenes entran por sus ojos y las conversaciones se van colando en sus oídos. Es sorprendente lo rápido que aprenden a utilizar los ordenadores o a bailar como adultos que han ensayado coreografías… ¿y pensáis que sólo es eso?

Lunes, 04 Diciembre 2017 00:00

Las necesidades afectivas de los niños

Cada niño es distinto y eso lo constatan de modo especial las madres de familia numerosa. Es asombroso ver cómo de los mismos padres salen hijos tan parecidos y tan diferentes al mismo tiempo. Pero todos, todos, necesitan del afecto de sus padres. Ahora viene la pregunta del millón: ¿Cuál es la medida de afecto adecuada para cada niño? Porque algunos pensarán que todo cariño es poco, que cuanto más, mejor. Y eso es verdad, pero al mismo tiempo se corre el peligro de hacer niños blandos cuando se les rodea de tanto afecto que no hay margen para la exigencia y la educación en las virtudes. 

Lunes, 06 Noviembre 2017 00:00

Es que mi hijo...

A menudo excusamos a nuestros hijos. Nos cuesta aceptar, de cara a los demás, que se portan mal, que no siempre los educamos de la manera más correcta, aunque seguro que lo hacemos lo mejor que sabemos. Y de modo inconsciente buscamos una excusa para su mal comportamiento: es que mi hijo es tan inteligente que me responde de un modo… es que mi hijo es muy buen chaval, pero en el cole aprende a portarse mal de sus compañeros…. es que mi hijo no duerme bien y por eso está tan alterado….