Miércoles, 16 Marzo 2016 00:00

Potaje de vigilia

Escrito por

Tengo la suerte de tener una magnífica cocinera en casa, y como no podría ser de otra manera, os hablo de mi abuela. Ella siempre siempre tiene una comida rica preparada para cada momento, y en este tiempo de Cuaresma, nunca falta el viernes en el que voy a comer el potaje de vigilia a su casa. Y como está tan rico, aquí os comparto la receta para que podáis hacerlo también en casa:

Ingredientes (para 4 comensales):

-300 g de garbanzos
-300 g de espinacas frescas o congeladas
-300 g de bacalao
-4 huevos
-Bolas de pimienta (6-8)
-Clavos (2)
-Laurel (2 hojas)
-Para el sofrito: 2 dientes de ajo, 2 cebollas medianas y una cucharada de pimentón dulce

Preparación

1.- Lo primero es poner los garbanzos en remojo la noche antes (deben estar entre 10-12 horas en remojo) y también el bacalao para que se desale un poco.

2.- Una vez realizado el primer paso, ya podemos empezar la realización del plato en sí: en una olla se ponen los garbanzos escurridos con un litro de agua junto con dos clavos, seis bolas de pimienta y dos hojas de laurel y se pone a fuego medio-alto.

3.- Mientras se van cociendo los garbanzos prepararemos el sofrito de nuestro potaje: en una sartén grande (ya que luego añadiremos las espinacas), añadimos la cebolla bien picada junto con dos dientes de ajo también bien picados. Una vez que estén bien pochados tanto el ajo como la cebolla, añadimos el pimentón.

4.- A continuación añadimos las espinacas a la sartén (si no te caben todas a la vez mejor añade la mitad, deja que bajen de volumen y añade el resto). Saltea durante un par de minutos y reserva todo.

5.- Ahora toca esperar que los garbanzos estén tiernos. Vigila que no se queden sin agua. Los garbanzos deben estar siempre cubiertos por un poquito de agua (uno o dos dedos). Cuando los garbanzos estén tiernos escurre el agua en un cacharro (hay que reservar el agua por si nos hace falta más adelante). Añade a los garbanzos el sofrito que hemos preparado. Remueve bien y si queda muy espeso añade un poco del agua de la cocción de los garbanzos que tienes reservada.

6.- Teniéndolo en el fuego, añadimos ahora el bacalao desalado desmigado o cortado en trozos del tamaño que más te guste. Mezcla con cuidado (mejor hacer un movimiento de vaivén con la olla) para que no se desmorone el bacalao. Deja al fuego unos minutos hasta que el bacalao esté cocinado (se cocina muy rápido).

7.- Una vez que todo está cocinado se revuelven los  huevos crudos y se les da un hervor.

8.- Y ya llegamos al final. Es el momento de probar de sal; ten en cuenta que el bacalao aporta una buena cantidad de sal. Si es necesario ajusta añadiendo un poco más de sal y listo. ¡Fuera de la cocina y a comer!

Me llamo Teresa y soy de Toledo. Soy la mayor de tres hermanos y actualmente estoy estudiando Magisterio de Educación Primaria en la Universidad de Castilla - La Mancha. Pertenezco al Hogar de la Madre de la Juventud desde muy pequeña y me encanta tocar la guitarra.

Más en esta categoría: « Rosario Pro Perritos salchicha »