Jueves, 28 Julio 2016 00:00

Si se acaba el vino... ahí tienes a tu madre

Escrito por

El primer milagro que realizó Jesús fue precisamente en unas bodas, concretamente en las bodas de Caná (cf. Jn 2). Es un pasaje para detenernos una y otra vez:

podemos fijarnos en esos novios que se encuentran en un momento de necesidad, también podemos pasar nuestra mirada por los apóstoles que estaban invitados, por Jesús que con su presencia eleva el matrimonio a sacramento… pero sobre todo sobresale nuestra madre, la Virgen María. Ella es la que se da cuenta que no les queda vino, Ella es la que pide a su Hijo que haga el milagro, Ella es la que confía en que va aser escuchada, en definitiva, Ella siempre está ahí para lo que necesitemos. Nos mira con esos ojos de Madre, que se preocupa, que se alegra, que sufre con nosotros y pide a su Hijo por cada uno de nosotros. Este pasaje nos invita a saber mirar como María, a descubrir lo que necesita el otro, a no mirarnos a nosotros mismos en nuestro egoísmo sino a pararnos y ver qué le pasa a mi hermano. Concretamente en los novios y en los esposos es una invitación a querer el bien de la otra persona antes que el propio. Por eso, si ves que se está acabando el vino, tanto en tu vida personal, como matrimonial, como familiar, nunca olvides que ahí tienes a tu Madre.

Sacerdote de la diócesis de Getafe.
Licenciado en Derecho Canónico y bachiller en teología por la Universidad San Dámaso.
Vicario Parroquial de la Parroquia Asunción de Nuestra Señora de Arroyomolinos.
Patrono estable del Tribunal eclesiástico de Getafe.
Capellán del Colegio Pasteur.