Sábado, 30 Julio 2016 00:00

Decálogo para el verano

Escrito por

Todos los años, al terminar el curso escolar, los maestros y profesores suelen dar algunas pautas a los alumnos para repasar en verano los contenidos aprendidos durante el año.

Este año, en el sobre de las notas finales de mi hijo mayor, había también una hoja con dichas recomendaciones, pero no eran como otras veces, sino que los deberes de lápiz y papel habían cambiado por 15 puntos en los que se recomienda ser feliz, leer mucho, hacer deporte, pasear por la playa, hacer amigos… (cosas que íbamos a hacer en cualquier caso). Mi hijo encantado, claro…, (¡aunque ya sabe que en casa la profe soy yo!).

La verdad es que no le encuentro mucho uso a dicha lista de tareas… ni siquiera sentido a alguna de ellas… como esa que dice “sé feliz como el sol e indomable como el mar”… ¿Feliz como el sol? Y lo de indomable, después de las continuas quejas durante todo el año porque “el niño está distraído y no hace caso”, me suena a echar piedras en el propio tejado… Menos mal que en el mío no, porque también sabe mi hijo que lo de ser indomable en esta casa no funciona (ni creo que en ninguna otra).

Incluso en otro punto se dan consejos amorosos: “Si una persona te gusta mucho, díselo con toda la sinceridad y gracia de que seas capaz. No pasa nada, tanto si lo entiende como si no. Si no es recíproco, entonces no estaba previsto que él/ella formase parte de tu destino. De lo contrario, el verano 2016 es la gran oportunidad para caminar juntos”. ¿Caminar juntos? ¿Con 9 años? Pues como no sea ella a su casa y mi hijo a la mía…

Por lo que he visto, esto está sacado de un profesor italiano “muy enrollado” (según leo) al que el pasado verano se le ocurrió colgar esta lista en su Facebook… Claramente, todo lo que suene a “no hacer nada que me cueste”, se va a hacer “viral” entre niños y adolescentes… como así ha sido…

El caso es que hoy, mientras buscaba otra cosa, me he topado con este DECÁLOGO PARA EL VERANO de Mons. Javier Salinas Viñals. Ya imaginaréis que me quedo con este… y el otro mejor para reciclar…


1.    Vive la naturaleza. En la playa, en la montaña, en la serranía, descubre la presencia de Dios. Alábale por haberla hecho tan hermosa.
2.    Vive tu nombre y condición de cristiano. No te avergüences en verano de ser cristiano. Falsearías tu identidad.
3.    Vive el domingo. En vacaciones, el domingo sigue siendo el día del Señor y Dios no se va de vacaciones. Acude a la Eucaristía dominical. Tienes además más tiempo libre.
4.    Vive la familia. Dialoga, juega, goza con ellos sin prisas. Reza en familia. Asiste al templo también con ellos.
5.    Vive la vida. La vida es el gran don de Dios. No hagas peligrar tu propia vida y evita riesgos a la vida de los demás.
6.    Vive la amistad. Desde la escucha, la confianza, la ayuda, el diálogo, el enriquecimiento y el respecto a la dignidad sagrada de las demás personas.
7.    Vive la justicia. No esperes que todo te lo den hecho. Otros trabajan para que tú tengas vacaciones. Ellos también tienen sus derechos. Respétales y respeta sus bienes.
8.    Vive la verdad. Evita la hipocresía, la mentira, la crítica, la presunción engañosa e interesada o la ociosa vanagloria.
9.    Vive la limpieza de corazón. Supera la codicia, el egoísmo y el hedonismo. Vacación no equivale a permisividad.
10.  Vive la solidaridad. No lo quieras todo para ti. Piensa en quienes no tienen vacaciones, porque ni siquiera tienen el pan de cada día. La caridad tampoco toma vacaciones.

Mi blog "Camino al cielo en familia" 

Chris FernandezEstoy casada y soy madre de tres niños. Estudié Magisterio y actualmente trabajo como profesora de religión. Soy miembro de los laicos del Hogar de la Madre.

Judit Hernández es autora, editora y responsable del Blog Camino al cielo en familia, alojado en el espacio web de www.infofamilialibre.com