Martes, 08 Noviembre 2016 00:00

Mi hijo es zurdo

Escrito por

¿Qué es ser zurdo y con qué frecuencia se presenta la zurdera en los niños?

Ser zurdo, en el lenguaje corriente, es tener una preferencia por el empleo de la mano izquierda en los actos de la vida práctica. Esta preferencia lateral puede ser evidente en todo un lado del cuerpo (ojo, mano, extremidad inferior), bien en forma de una mayor sensibilidad o bien en forma de una mayor facilidad de movimientos (precisión, rapidez, fuerza). La preferencia a dominancia de una extremidad se encuentra establecida en la mayoría de los niños a los 3 o 4 años de edad. La más frecuente es la dominancia derecha, siendo zurdos alrededor del 10% de los niños.

¿Influye la herencia?

Sí, hay un 46% de zurdos entre los hijos de padre y madre zurdos, 14% entre los hijos de madre zurda y padre diestro y 10% si el padre es zurdo. Si ambos padres son diestros, la frecuencia es de 2 a 4%.

¿Cómo saber si un niño va a ser zurdo?

Explorando la dominancia o lateralidad:

En el rostro observaremos el ojo que queda abierto al mirar por un canuto o al apuntar. 

En las manos, ver qué mano utiliza para cortar con tijeras, escribir con un lápiz, cepillarse los dientes, peinarse, golpear con un martillo. 

En los miembros inferiores, observaremos qué pie usa espontánea y preferentemente para saltar a la pata coja (el cuerpo se apoya en la pierna dominante), chutar el balón, etc. 

¿Los niños zurdos son más torpes o presentan trastornos del aprendizaje con mayor frecuencia de lo habitual?

No, los niños zurdos no son diferentes de los diestros en cuanto a sus capacidades cognoscitivas o físicas. Sin embargo, los niños mal lateralizados -débilmente diestros o zurdos- pueden presentar problemas de torpeza motriz, falta de precisión o problemas del lenguaje hablado y escrito.

¿Se debe contrariar la zurdería de un niño, animándole a utilizar su mano derecha?

Es preciso evitar ese error educativo, sin ejercer ningún tipo de presión escolar o familiar. Si el niño desea escribir con la derecha, se le reeducará en tal sentido; de lo contrario, se estimula el empleo de la izquierda siendo necesarios únicamente algunos consejos referentes a método y estilo.

Lo importante es ayudar a lateralizar correctamente al niño. Así, un niño pequeño ambidiestro que presente un débil predominio izquierdo hay que reeducarlo para que utilice la derecha, antes de que alcance la edad de adquisición de la escritura (antes de los 5 años y medio aproximadamente). Pero cuando el predominio izquierdo se acompaña de una clara torpeza derecha, retraso motor global o en la aparición del lenguaje, es preferible lateralizar al niño a la izquierda, enseñándole a escribir con esta mano.

Soy pediatra con 35 años de experiencia, mi vocación no es sólo curar al niño enfermo, sino protegerle y ayudarle a crecer en todos los aspectos de su vida, tanto en su cuerpo, como en su psicología, como en su espíritu. Y hacerlo desde dentro del entorno que arropa al niño -la familia- asesorando a quienes los cuidan.

Tengo tres hijos, soy católica y Laica del Hogar de la Madre.