Akash, un joven que murió para salvar a cientos de fieles en Pakistán

“Moriré, pero no vas a entrar en nuestra iglesia”. Estas fueron las últimas palabras de Akash Bashir, un joven paquistaní que dio su vida a causa de la fe.

Pakistán es uno de los países donde los cristianos sufren persecución. Ellos son solo cuatro millones en una población de 191 millones de habitantes, es decir, representan el 2% y, por tanto, constituyen una minoría.

Debido los constantes ataques que han sido perpetrados contra los que profesan su fe, muchas iglesias adoptan medidas de seguridad, como por ejemplo, la de custodiar sus entradas. Akash, con tan solo 20 años era uno de esos guardianes en un templo de Youhanabad en Lahore.

Justo en ese templo, en marzo de 2015, un hombre sospechoso quiso entrar. Pero Bashir que ya había escuchado noticias de un atentado con bomba en una iglesia cercana quiso evitar que atacaran su iglesia en medio de la celebración eucarística. Su decisión fue lanzarse sobre aquel hombre aún sabiendo que se exponía a una muerte segura. Y así sucedió. Ese domingo de marzo Akash murió, pero impidió que la explosión del chaleco bomba del terrorista suicida afectase a los fieles congregados ese día.

Sin duda fue un sacrificio que solo es posible cuando se es firme en la fe. El padre de Akash así lo reconoce con sus palabras: “Él dio su vida para salvar a cientos –incluso miles- de personas que estaban en la Misa aquella mañana”.

También Nazbano, su madre, recuerda la última vez que vio a su hijo y la determinación de este: “La mañana que murió le había dicho que no hiciera él la guardia, pero él me contestó: ´No mamá, tengo la responsabilidad de vigilar la entrada, es mi deber´. ¿Cómo podría haberlo detenido? Una hora y media después oí el ruido de la explosión”.

Como en los primeros siglos del cristianismo, en la iglesia, sigue habiendo mártires y Akash es uno de ellos. Como este joven hoy miles de cristianos dan testimonio de su fe en Dios. Lo hacen yendo a misa y, sobre todo, perdonando a sus perseguidores, tal como lo ha hecho el padre de Akas Bashir: “Mucha gente me pregunta si he perdonado a los terroristas que mataron a mi hijo. Les digo: mirad, nuestro Papa Francisco ha llamado a este año el Año de la Misericordia; siguiendo esto y por amor a Jesús, les hemos perdonado a todos”.

Glaysis Carbonell, Ayuda a la Iglesia Necesitada

Media

 Ayuda a la Iglesia Necesitada

Ayuda a la Iglesia Necesitada (AIN) fundación de la Santa Sede, fue promovida por el Papa Pío XII e iniciada por P. Werenfried van Straaten en 1947, para ayudar pastoralmente a la iglesia necesitada o que sufre persecución en cualquier parte del mundo. Desarrolla más de 6.000 proyectos al año en más de 140 países del mundo para la construcción o reconstrucción de templos, apoyo a las vocaciones, medios de locomoción, medios de comunicación, edición de material catequético y ayuda de emergencia para desplazados y refugiados. La institución busca promover la oración, informar y ser puente de caridad con la Iglesia pobre y perseguida en el mundo.

Ayuda a la Iglesia Necesitada, es autora, editora y responsable del Blog Testigos de la esperanza, alojado en el espacio web de www.infofamilialibre.com 

Dejar un comentario