Me he acordado de ti

Después de seis meses intentándolo, mi querida amiga y yo conseguimos vernos para charlar un rato.

Eran las 11 de la noche; sólo a esa hora nos era posible liberarnos de todos los quehaceres y aliviar nuestro espíritu disfrutando de nuestra amistad frente a un café con leche y un cola-cao.

Hablamos de lo humano y lo divino. Pero sobre todo, de “nuestros chicos”, nuestros alumnos. De, de los padres y familias de nuestros alumnos, de nuestra denostada profesión, del sistema educativo, de nuestros compañeros de trabajo, de nuestros respectivos Centros, etc. De cómo nos sentimos y cómo intentamos sobreponernos a los avatares que, cada día, se nos presentan.

Lamentamos la ingratitud y la ignorancia que acompaña a una sociedad que juzga impunemente la labor de  los profesores, que los infravalora, critica y menosprecia. De la lucha que hemos de afrontar  y que nos debilita ante un sinfín de informes y papeles que nos quitan la energía y  cuya utilidad auténtica, cuestionamos.

De cómo estamos empeñadas en poner nuestras fuerzas en el trabajo  que realizamos, y que en nuestro caso constituye nuestra VOCACIÓN y, sin embargo, termina difuminándose en la burocracia del sistema, el marketing de los ideólogos y el combate con unos padres que, con demasiada frecuencia ,  aparecen ausentes o han desistido de su tarea educadora.

Hablamos de la flaqueza que sentimos, de la necesidad de una tregua; del miedo  que nos acecha ante la incertidumbre de las futuras generaciones “mal-educadas”.

Del desasosiego con el que miramos hacia  el futuro. 

Acabó la velada a las 2h de la mañana, pero nos abrazamos y nos despedimos con ternura y con todo el afecto que provoca la empatía, la comprensión y el cariño.

Al día siguiente , un alumno de Bachiller, al entrar a clase (después del transcurso de las vacaciones de Semana Santa), me saluda diciendo:

- “Profesora…, estas vacaciones, me he acordado de ti….”

- ¡Qué curioso!- pensé, sin darle más importancia.

En la siguiente hora, otros dos más me dijeron exactamente lo mismo. Durante los dos primeros días de la vuelta a la rutina,  fueron unos cuantos quienes me expresaron que se habían acordado de mí durante la Semana Santa. Ya sea viendo una procesión, o porque acudieron “algún día” a uno de los Oficios del Triduo Pascual, o porque me han regalado una estampita de su Cofradía o porque ahora saben qué es el Sagrario y dónde se encuentra en su iglesia.

Entonces pensé que no todo estaba perdido… Que, aunque no lo pareciese, SÍ QUE ESCUCHAN Y SÍ QUE VEN.

No creo que, realmente, pensaran en mí…; creo que se acordaban de escuchar a SU PROPIO CORAZÓN. Que se permitían la oportunidad de decirse a sí mismos que eso que estaban viendo o disfrutando tiene un sentido más allá que el de la pura fiesta y unos días sin clase.

Me gusta pensar que hay un pequeño resquicio en sus mentes o en su interior por donde puede pasar LA LUZ, porque soy consciente que ¡no es la mía!...

¡Es difícil vivir confiada! En que Cristo SABE lo que yo necesito y lo que necesitan ellos. ¡PERO LO SABE Y ACTÚA! Lo hace y lo hará SIEMPRE "hasta el final de los tiempos", porque ¡LO PROMETIÓ!

Es de su PALABRA de quien me tengo que fiar. Ni de mí, ni de mis alumnos o sus padres, del gobierno o de la sensatez del mundo. ¡Sólo Cristo salva!

¡EL RESUCITÓ POR MÍ, POR TI ,POR ELLOS… POR TODOS!

Esa es NUESTRA ESPERANZA, no otra. Aun cuando todo nos apunte a lo contrario, ¡la vida vence  a la muerte!. A pesar de nuestra pereza, desaliento y desánimo, Cristo lleva la historia y la conduce hacia el Padre.

Empieza el mes de Mayo, el mes de la Madre, el mes de Fátima. Ante ella los pongo a TODOS: alumnos, padres, profesores, políticos para que les guíe y fortalezca.

A mí, también.

Mercedes Lucas

Mi Blog "Padres, adolescentes y esperanzas."

Soy Merche Lucas Pérez, licenciada en Ciencias Religiosas por la universidad de Salamanca, poseo un Máster en Teología por la Universidad de Murcia y estoy elaborando mi tesis doctoral cuyo tema central es la familia.
Estoy casada y tengo dos hijos y actualmente soy profesora en un Instituto de Secundaria de Murcia. Soy creyente y católica y es en la fe de donde mana mi alegría y esperanza  cada día.

Mercedes Lucas Pérez, es autora, editora y responsable del Blog Padres, adolescentes y esperanzas, alojado en el espacio web de www.infofamilialibre.com