Estamos de paso

El peregrino es aquel que “va de paso”. Camina con un objetivo: llegar a su destino. Los creyentes nos decimos que esta vida es sólo un trayecto para llegar a nuestro destino que es el cielo. Desde que nacemos, nuestra dirección es LA VIDA ETERNA.

Hay lugares cuyo objetivo es recordarnos este hecho. Que nuestro destino es el CIELO, es llegar a casa, más bien VOLVER A ELLA. Una casa donde nuestro Padre espera recibirnos con los brazos abiertos. ¡Qué fácil es olvidar esto!

Ajetreados por la vida, por sus actividades y quehaceres, llegamos a pensar que la muerte es un mal sueño del que cada día podemos despertar. Obviamos todo lo que nos recuerda que esta vida es un DON, un don preciado con fecha de caducidad. Una oportunidad para APRENDER, CRECER E INTENTAR SER LA MEJOR VERSIÓN DE NOSOTROS MISMOS. Todo ello alentado por un AMOR que nos TRASCIENDE y nos SOSTIENE.

Suena a poesía…pero ¡es que lo es! La vida es HERMOSA, es BELLA y una maravillosa oportunidad para descubrir el motor que la alienta. Y,  gracias a Dios, tenemos medios que nos lo recuerdan constantemente.

Cuando estudiaba, no llegaba a entender qué era eso de las peregrinaciones ni qué pintaban en la vida de un creyente. Por suerte, mi ignorancia no ha impedido que descubra el significado de las mismas.

El Camino de Santiago, Medjugorje, Fátima, Garabandal, Santo Toribio de Liébana, Vera Cruz de Caravaca y, por últimom Lourdes, han desvelado, para mí, la riqueza oculta de llegar a ellos. En todos estos lugares, me he sentido como si cruzase el invisible muro de la realidad que me  impedía ver, con transparencia, toda la belleza de la  Creación, la bondad y la PAZ que tanto ansiaba.

Son trocitos de cielo en la Tierra que la Iglesia nos ha proporcionado para llegar al encuentro con Jesús y María. Son alivios del alma y el cuerpo humano. Son experiencias de lo divino.

Por último, quiero hablaros de la Hospitalidad de Lourdes. La información más precisa la podéis encontrar en la web, pero lo que yo os puedo transmitir es que la entrega, la donación, la gratuidad y el amor a los más débiles, sobre todo, a los enfermos, son tan palpables y auténticos que LA ESPERANZA se hace patente sin ningún esfuerzo para todo aquel que, simplemente, se atreva a mirar.

Es como doparse de alegría por la sencillez de tener el privilegio de ESTAR ALLÍ.

¡Somos muy afortunados de tener un Dios que tanto nos ama y una Iglesia que nos lo recuerda permanentemente!

Mercedes Lucas

Mi Blog "Padres, adolescentes y esperanzas."

Soy Merche Lucas Pérez, licenciada en Ciencias Religiosas por la universidad de Salamanca, poseo un Máster en Teología por la Universidad de Murcia y estoy elaborando mi tesis doctoral cuyo tema central es la familia.
Estoy casada y tengo dos hijos y actualmente soy profesora en un Instituto de Secundaria de Murcia. Soy creyente y católica y es en la fe de donde mana mi alegría y esperanza  cada día.

Mercedes Lucas Pérez, es autora, editora y responsable del Blog Padres, adolescentes y esperanzas, alojado en el espacio web de www.infofamilialibre.com 

Más en esta categoría: « El espíritu en vacaciones