Logo
Imprimir esta página

Confianza

Una de las definiciones que la RAE atribuye a la palabra CONFIANZA es la siguiente: “Esperanza firme que se tiene de alguien o algo”.

En la Biblia, la experiencia de  vivir CONFIADOS en la voluntad de Dios es una constante:

- Salmo 31: “A ti, Señor, me acojo; que jamás quede yo defraudado; libérame, pues tú eres justo; atiéndeme, ven corriendo a liberarme; sé tú mi roca de refugio, la fortaleza de mi salvación; ya que eres tú mi roca y mi fortaleza, por el honor de tu nombre, condúceme tú y guíame" 

- Salmo 27: “El Señor es mi luz y mi salvación, ¿a quién he de temer? Amparo de mi vida es el Señor, ¿ante quién temblaré?" 

- Jeremías17, 7: “Bendito el hombre que confía en el Señor ,y pone su confianza en El”.

- Salmo 45: “Dios es nuestro refugio y nuestra fuerza, poderoso defensor en el peligro. Por eso no tememos aunque tiemble la tierra, y los montes se desplomen en el mar…”

Por otro lado, los Santos, nos invitan a confiar en Dios y su amor motivándonos a considerar que es allí donde, de verdad, encontraremos el camino hacia el verdadero amor:

- “La confianza, y nada más que la confianza, puede conducirnos al amor” (Santa Teresita de Lisieux).

- “La debilidad y limitación humanas son compatibles con el amor perfecto de Dios, siempre y cuando uno adquiera humildad y aprenda a poner toda su confianza en la gracia de Dios” (Thomas Merton).

- “Nuestras oraciones han de ser hechas con confianza, y con una esperanza firme de que Dios puede y quiere concedernos lo que le pedimos, mientras se lo supliquemos debidamente” (San Juan María Vianney).

“El remedio a la tentación es invocar el auxilio de Dios y continuar orando mientras dure. Poner en Dios nuestra confianza ¿No es siempre Él quien las permite para nuestro bien?” (Dom Vital Lehodey).

- “Lo que más encarecidamente nos pide el apóstol Santiago, si queremos alcanzar con la oración las divinas gracias, es que recemos con la más firme confianza de que seremos oídos. Pide, dice, con confianza, sin dudar nada” (San Alfonso María de Ligorio).

- “Es necesario que a la desconfianza propia añadas una entera confianza en Dios, que es el autor de todo nuestro bien, y de quien solamente debemos esperar la victoria (Lorenzo Scupoli).

- “El Don de Piedad nos inspira sentimientos de confianza y nos mueve a entregarnos a Él. Un hijo tiene confianza en su padre; un hijo le entrega su corazón a su padre. Así el alma, bajo el influjo del don de Piedad, tiene en Dios una confianza inmensa y se le entrega de una manera total” (Mons. Luis María Martínez).

- “Aleja la duda de tu alma, y nunca temas dirigir a Dios tu plegaria, diciéndote: «¿Cómo podría yo orar, cómo podría yo ser escuchado, después de haber ofendido tanto a Dios?» No razones de esta manera, sino vuélvete al Señor con todo tu corazón, y ora con plena confianza. Conocerás entonces toda la extensión de su misericordia; verás que, lejos de abandonarte, colmará los deseos de tu corazón” (Pastor de Hermas).

- “Nosotros, con el don de su Espíritu, podemos dirigirnos a Dios en la oración, con confianza de hijos, invocándolo con el nombre de Padre, «Abbà». Pero debemos tener el corazón de los pequeños, de los «pobres en el espíritu» (Mt 5, 3), para reconocer que no somos autosuficientes, que no podemos construir nuestra vida nosotros solos, sino que necesitamos de Dios, necesitamos encontrarlo, escucharlo, hablarle” (Benedicto XVI).

Es momento de escuchar a quienes nos anteceden en el Reino de Dios.

Vivimos tiempos difíciles, la crispación, la violencia, el desánimo, el individualismo, el hedonismo parecen apoderarse tanto de la vida individual y privada como de la pública y colectiva. 

Chicos apegados a la tecnología y que, en ningún caso, les ayuda a mejorar las relaciones entre ellos, sino que, más bien, suelen ser fruto de conflictos y chismorreos. Padres agobiados con las responsabilidades paternales. Jóvenes desesperanzados ante el futuro laboral que se les presenta. Países irascibles y una España política que se derrumba a pedacitos…. Y sin embargo, ¡DEBEMOS CONFIAR!

No confiamos en nuestra sensatez. No confiamos en nuestra capacidad de reaccionar a tiempo.

Confiamos en la BONDAD DE DIOS Y SU MISERICORDIA. En las oraciones de súplica que dirigimos a nuestra Madre para que interceda y nos ayude a discernir, a no desfallecer, a combatir.

Confiamos porque el Espíritu Santo no nos abandona y sabemos que la PALABRA se cumple.

Confiamos porque DIOS ES CONFIANZA, porque ES el AMOR y porque la FE es, al fin y al cabo ESPERANZA.

Es tiempo de depositar en el Señor toda nuestra CONFIANZA. JESÚS ES EL REY DE LA HISTORIA, es el VENCEDOR y a nosotros nos toca apostar por El con el corazón y con nuestra vida.

Aunque el mundo celebre Halloween...

Mercedes Lucas

Mi Blog "Padres, adolescentes y esperanzas"

Soy Merche Lucas Pérez, licenciada en Ciencias Religiosas por la universidad de Salamanca, poseo un Máster y un Doctorado en Teología por la Universidad de Murcia. En 2017, defendí mi tesis sobre la mujer, el matrimonio, la familia y la parroquia en mi Diócesis. 

Estoy casada y tengo dos hijos y actualmente soy profesora en un Instituto de Secundaria de Murcia. Soy creyente y católica y es la fe de donde mana mi alegría y esperanza cada día.

Mercedes Lucas Pérez es autora, editora y responsable del Blog "Padres, adolescentes y esperanzas", alojado en el espacio web de www.infofamilialibre.com 

© InfoFamiliaLibre.com - Aviso legal - Política de cookies